Deportes

Hazaña romana en el Olímpico

En un partido memorable, la Roma salió airosa de una de sus más grandes batallas protagonizadas en el Estadio Olímpico, al borrar y humillar al Barcelona 3-0, para empatar el global a 4-4, que por el gol de visitante le otorgó al equipo italiano el pase a semifinales de la Champions League, lo que no conseguía desde 1984.

El cuadro romano avasalló y dominó a placer al conjunto catalán de principio a fin, en un partido en el que el argentino Lionel Messi se ocupó más de defender que de atacar, Andrés Iniesta estuvo muy por debajo de su nivel, mientras que Luis Suárez desaparecido y aislado, la defensa no le permitió hacer absolutamente nada.

Todo empezó mal para el equipo español, que recibió el primer gol apenas a los 6 minutos de juego, en un pase largo de Daniele De Rossi al área al que Jordi Alba y Samuel Umtiti no atacaron de manera correcta y el bosnio Edin Dzeko controló con la derecha y definió con la izquierda ante Marc Ter Stegen para el 1-0.

Lejos de bajar el ritmo, el cuadro de la Loba acrecentó su dominio ante un Barcelona que jugó el peor partido en la era del técnico Ernesto Valverde y de milagro terminó el primer tiempo con solamente un gol en contra, donde se preocupó más por hacer tiempo que por jugar futbol.

En el segundo tiempo el equipo romano volvió loco a la zaga catalana con llegadas por todos lados, hasta que Gerard Piqué se le colgó del brazo a Dzeko y lo bajó dentro del área para que el árbitro decretara la pena máxima, la cual fue ejecutada acertadamente por el capitán italiano Daniele De Rossi al minuto 58.

Con más de media hora por jugar, la Roma solamente requería otra anotación para dejar fuera por cuarta ocasión de las últimas cinco ocasiones que el Barcelona ha llegado a cuartos de final de la Champions League y con la víctima herida, el cuadro italiano se lanzó a matar a un adversario que tuvo su primera llegada en todo el juego hasta el minuto 73, con un tiro de Messi directo a las manos del portero Allison Becker.

Ter Stegen evitó que la Roma lograra el tercer gol, al salvar de manera providencial un remate de Stephan El Shaarawy, que acababa de ingresar y que provocó el tiro de esquina donde se originó el 3-0, por un buen remate con la cabeza del griego Konstantinos Manolas al 82, lo que desató la locura en el estadio.

Cabe señalar que De Rossi, quien anotó de penal, fue el autor de uno de los dos autogoles de la Roma en el partido de ida en el Camp Nou, el otro tanto en propia portería fue de Manolas, quien este martes también marcó el gol con el que la Roma eliminó al Barcelona de la Champions League brindando un juego que rayó en lo perfecto.

En los minutos restantes, Valverde trató de reaccionar al mandar a la cancha a Ousmane Dembelé y Francisco Alcácer, pero fue demasiado tarde, ya que su planteamiento inicial de ceder totalmente la iniciativa del juego a los italianos fue un desastre, al final le costó la tercera eliminación consecutiva en cuartos de final del torneo más importante del mundo a nivel de clubes.

Además, para el Barcelona se esfumó la posibilidad de otro triplete, ya que se mantiene líder de la Liga y es finalista de Copa contra el Sevilla, partido programado para el próximo 20 de abril.

Imprimir