Human Drama regresa con su dark wave renovado | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 11 de Abril, 2018

Human Drama regresa con su dark wave renovado

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Después del inesperado reencuentro de la banda en 2015, gracias al cual ofreció una presentación en el Circo Volador, para celebrar 30 años de su surgimiento, Human Drama vuelve a tierras aztecas con nuevo álbum bajo el brazo.

“Creo que una de las líneas más especiales para mí en el álbum y en realidad me hace sentir un poco emocional, es cuando escribí la letra (‘Rain on me’) del versículo tres: ‘Dad I hear your voice and I’m coming home.  My room still stands’ (papá, escucho tu voz y vuelvo a casa. Mi habitación sigue en pie)”, comentó Johnny Indovina, en entrevista con Crónica.

“En otras palabras, yo estaba allí, estaba sintiendo que me llamaba a casa, pero sabes que nunca más volverá a suceder y sentí cómo me sentí ese día y mientras lo digo y ensayo, porque no la he tocado en vivo aún, es todo en lo que pienso”, agregó el músico.

Fue en 1985 cuando surgió una de las bandas que sentaron las bases del dark wave en la ciudad de Los Ángeles, California, comandada por Johnny Indovina, quien siente una gran influencia y admiración por la música de Leonard Cohen, David Bowie y Tom Waits. Y con discos como Feel o The World Inside, se convirtieron en una banda icónica dentro de la escena gótica.

“Creo que los góticos o la escena dark, como se llama aquí, no le dan el crédito que se merece, son un grupo muy abierto de mente, porque ¿quién podría juzgar a la escena? David Bowie no era un gótico pero ellos (el público gótico) abrían sus brazos y aceptaban al hombre como parte de ellos, entonces el potencial radica en uno mismo y lo que desea proyectar”, comentó.

Por otro lado, México es uno de los pocos países donde Human Drama ha ofrecido inolvidables espectáculos a lo largo de su trayectoria, como el que brindó en el Espacio Escultórico de la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1995.

O en 2004, en un bar de Coyoacán, concierto con el que se despidieron de su público mexicano, ante el anuncio de una separación definitiva. Y luego en agosto de 2012, cuando sus fieles seguidores pudieron tocar la oportunidad de verlos en el Plaza Condesa, en un concierto de reencuentro que ofrecieron, apelando a la melancolía de los días dorados.

“Si tu trabajo es constante y único, creo que te permite mantener a tu audiencia y eso te hace crecer, ser diferente de una manera coherente y consistente. Por ejemplo, si tomas a una banda como U2, ya sabes, con una larga y muy exitosa carrera; escuchas su primer set y algo nuevo que hayan lanzado y tiene sentido, capturan lo que hacen y mejoran lo suficiente con el cambio, pero sabes que siguen siendo ellos, porque no tratan de ser parte de nada de lo que está sucediendo. Están probando una nueva versión más madura de sí mismos en cada paso del camino y eso es lo que quisimos hacer ahora”, explicó.

Sin embargo, y pese a los proyectos que cada integrante decidió iniciar, la supuesta separación definitiva no fue una realidad, y luego de su exitoso regreso a los escenarios hace casi tres años,  Johnny Indovina (guitarra/ voz), Michael Ciravolo (guitarra), Steve Fuxan (bajo), Mark Balderas (teclado) y Jamii Szmadzinski (violín) decidieron retomar el sonido que con años de experiencia construyeron, ahora con un estilo mucho más cuidado y enfocado a lo que, considera Indovina, deberían sonar de haber continuado juntos durante los últimos años.

“Tuve que imaginarme: ¿cómo sería Human Drama hoy?, ¿de qué estaríamos hablando? Por lo tanto, lo que me pareció un poco difícil fue imaginar cuál iba a ser el desafío y cuál iba a ser el concepto. Entonces, después de encontrar el tema ‘Broken songs for broken people’, todo se me hizo un poco más fácil y dije que íbamos a mostrar cuánto había crecido la banda. Estoy muy contento con el álbum, muy satisfecho con lo que tenemos, estoy orgulloso de lo que muestra Human Drama”, destacó.

Justo ese sonido quedó capturado en el disco homónimo, Broken songs for broken People, material lanzado a mediados del 2017 y el último publicado por la banda después de 15 años. 

“Lo que hice en el nuevo álbum es que reflexioné sobre la forma en que se sentía el clima en un día de mi infancia y pude sentir eso de nuevo. Entonces, de esa manera, mi regreso quizás pueda jugar un pequeño papel pero principalmente se trata de reflexionar sobre esos momentos”, concluyó.

Finalmente, aunque el concierto del próximo 21 de abril en el Auditorio BlackBerry será parte de la gira promocional de dicho material, el público no puede dejar pasar la oportunidad para volver a escuchar temas como “Death of an Angel”, “I Could Be a Killer”, “The Waiting Hour” o “Look Into a Stranger’s Eyes”, con los que el quinteto estadounidense hizo historia en la escena oscura.

 

Imprimir