Mundo

Hija de exespía ruso envenenado rechaza la ayuda consular de Moscú

Yulia Skripal.

La crisis entre Reino Unido y Rusia tras el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo en Salisbury, suma otro capítulo más, luego de que ayer la hija del exagente, que fue dada de alta del hospital donde era atendida, declaró a las autoridades británicas que no desea hablar con funcionarios consulares rusos, que le ofrecieron ayuda, informó ayer el Foreign Office.

Yulia, de 33 años, recibió el alta médica el lunes tras haber sufrido, junto con su padre, un ataque con la toxina química rusa Novichok en la citada localidad inglesa, un incidente del que Londres culpa a Moscú —que niega su implicación— y que ha generado una grave crisis política y diplomática entre ambas naciones.

UBICACIÓN. La embajada de Rusia en el Reino Unido solicitó acceso a la hija del exagente doble, a quien el gobierno británico proporciona alojamiento “seguro” a su salida del centro médico, de cuya ubicación no han trascendido detalles.

La representación diplomática rusa en Reino Unido reaccionó con enojo a la noticia, al considerar que la “ciudadana rusa” Yulia Skripal fue llevada a ese sitio de alojamiento “secreto” en contra de su voluntad.

En medio de esta polémica, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores británico señaló ayer que esa dependencia “había trasladado previamente la oferta de apoyo consular de la embajada rusa a Yulia”. “Ella es libre de decidir si desea continuar por esa vía. Hasta la fecha, entendemos que no lo ha hecho”, agregó la misma fuente.

SECUESTRO. Por su parte, la representación diplomática rusa en Londres también ha considerado, según ha manifestado en varios tuits, que “el realojamiento secreto de los Skripal, vetados de cualquier contacto con su familia, se interpretará como un secuestro o, al menos, como un aislamiento forzoso”.

Rusia, que en repetidas ocasiones ha criticado la gestión británica de la investigación sobre el ataque a los Skripal con el agente químico, ha insistido al gobierno del Reino Unido que debe aportar “pruebas urgentes” que demuestren que Yulia no está siendo obligada.

CONVALECIENTE. La recuperación de la hija del exespía fue comunicada el martes por la directora del Hospital de Salisbury, Christine Blanshard, quien reveló que los dos pacientes “han respondido excepcionalmente bien al tratamiento proporcionado” y matizó que, no obstante, “ambos se encuentran en fases diferentes del proceso de recuperación”.

Sobre Yulia, apuntó que si bien su alta hospitalaria no “marca el final de su tratamiento, representa un momento significativo”.

 

Imprimir