Deportes

En juego inolvidable, Real Madrid avanzó angustiosamente

La perfección italiana rondó por 90 minutos el Santiago Bernabéu, pero cuando la Juventus ganaba 3-0 y parecía repetir la hazaña romana de la jornada anterior que completaría la eliminación de los tres equipos españoles en Champions League, un polémico penal a 20 segundos de ir a tiempos extras, fue convertido en gol por Cristiano Ronaldo lo que dio el pase a semifinales al Real Madrid, en un juego inolvidable.

Sin el argentino Paulo Dybala, suspendido por expulsión, la “Juve” compensó con futbol colectivo la ausencia de su motor ofensivo en la Serie A y la inclusión del croata Mario Mandzukic  en el once inicial fue fundamental para poner al cuadro merengue al borde de la eliminación en la vuelta de los cuartos de final en Champions League.

No podía empezar mejor el encuentro para la escuadra “bianconeri”, que con un minuto y medio de juego producto de su férrea presión, recuperó un balón por el costado derecho  el alemán Sami Khedira desbordó y mandó servicio a segundo palo, donde Mandzukic llegó como ferrocarril para rematar con la cabeza y marcar el 1-0.

Aunque el gol cayó como balde de agua fría en el cuadro merengue, y fue una premonición de lo ocurrido al Barcelona ante la Roma la jornada anterior, pero el Real Madrid equilibró las acciones y llegó con peligro, un remate con la cabeza del francés Raphael Varane que se estrelló en el travesaño fue el primer aviso.

Poco después, Isco tuvo un mano a mano ante Gialuigi Buffon en el que un manotazo del arquero italiano salvó del empate a la Juventus, pero cuando mejor jugaba el Madrid, la “Vecchia Signora del Calcio” anotó el segundo gol.

La jugada fue armada desde atrás, la Juventus movió el balón de lado a lado en territorio merengue hasta que el suizo Stephan Lischteiner desde la derecha mando servicio pasado para Mandzukic, quien al 37 ganó por alto a la defensa y venció a Keylor Navas para su doblete y el 2-0.

El silencio en el estadio fue sepulcral y lo mejor que le pudo ocurrir al Madrid es que terminara el primer tiempo.

Con ajustes en el complemento por los ingresos de Lucas Vázquez y Marco Asensio, los dirigidos por  el francés Zinedine Zidane tuvieron cierta mejoría, pero el cuadro italiano fue paciente y no renunció al ataque, muestra de ello fue un disparo del argentino Gonzalo Higuaín que atajó Keylor Navas al recostar sobre su derecha.

Pero lo bien que estuvo en esa jugada, contrastó con lo mal que atacó un tiro centro que dejó libre en el área chica, que se encontró Blaise Matuidi, quien ya caído alcanzó a rematar con la punta del pie y el balón entró lenta y angustiosamente para marcar el empate 3-3 que dejó estupefacto al público asistente a la “Casa Blanca”.

Y aún faltaba media hora de partido, el momento anímico era todo de la Juventus y parecía acercarse la debacle del futbol español en el torneo europeo, pero el Real Madrid sacó la jerarqueía de los equipos grandes y reaccionó en busca del gol que les diera el boleto a semifinales.

Cuando restaban 20 segundos para ir a los tiempos extras, un servicio por alto fue recentrado por CR7 para Lucas Vazquez, quien cuando se disponía a fusilar a Buffon fue empujado por la espalda por Benati para que el árbitro inglés Michael Oliver decretara penal, lo que Buffon discutió al grado de ser expulsado.

Higuaín dejó su lugar para la entrada del arquero suplente Wojciech Szczesny, pero Ronaldo tomó el balón y con implacable disparo con potencia al ángulo marcó el gol que dejó el marcador final de 1-3, y 4-3 global a favor del Real Madrid, que sigue con la ilusión de lograr su tercera orejona consecutiva junto con Bayern Munich, Roma y Liverpool.

Imprimir