Las “caricaturas” independientes

Rafael Cardona

El ripio es inevitable: caricatura, rima con candidatura.

Pero más allá del juego verbal y la intrascendencia, hay algo muy visible: la transformación de un precepto jurídico y un derecho ciudadano, en una oportunidad real de participar en cualquier elección, siempre y cuando —y ahí está el verdadero problema— se cumplan los requisitos reglamentarios.

“Son derechos del ciudadano:

“II. Poder ser votado para todos los cargos de elección popular, teniendo las calidades que establezca la ley. El derecho de solicitar el registro de candidatos ante la autoridad electoral corresponde a los partidos políticos, así como a los ciudadanos que soliciten su registro de manera independiente y cumplan con los requisitos, condiciones y términos que determine la legislación.”

Pero en condiciones realistas, los requisitos son imposibles de lograr.

Al menos éstos, cuyo cumplimento ha sido cubierto de manera, diríamos —para ser educados— un tanto heterodoxa. Y para hablar con el lenguaje llano: todos los independientes demostraron ser un saco de mañas. Cada uno su saco y su color, pero los tres (la señora Marichuy es caso aparte), mostraron las garras de la maniobra marrullera.

La señora Zavala de Calderón, hasta hace unos días la única con los requisitos satisfechos, a pesar de todos los apoyos falsos, truqueados o “como haigan sido” hasta rebasar la cantidad legal exigida, ya no estará sola en la boleta. El Bronco, quien también llegó al gobierno de Nuevo León de manera “independiente”, logró en el tribunal lo imposible en la persuasión ciudadana espontánea y libre: llegar a la papeleta.

Los argumentos del Tribunal se aplicarían también al señor Jaguar, don Armando Ríos Piter.

—¿Cuáles fueron los criterios del Tribunal en esta enésima divergencia con la autoridad del Instituto Nacional Electoral? Pues muy sencillo:

“…En una sesión plenaria convocada de último momento, que inició a las 21:45 horas, los magistrados del máximo Tribunal Electoral del país determinaron que Rodríguez Calderón cumplió con el requisito legal de firmas de apoyo para su registro como candidato presidencial por la vía independiente.

“La ponencia presentada por el magistrado Felipe Fuentes Barrera señala que el INE negó al candidato independiente una revisión completa de las firmas de apoyo, sobre todo una vez que luego de la inspección autorizada le fueron validados 62 mil 730 apoyos, que representan el 8.04 del total revisado.

“…La Sala Superior consideró que la autoridad electoral administrativa violó el derecho de audiencia de El Bronco, así como su derecho a un debido proceso, por lo que determinó hacer valer ‘un criterio garantista para maximizar el derecho político a ser votado’ y atender un principio de progresividad de derechos…

“…Sería deseable que funcionarios electorales guarden prudencia y discreción para que la información que proporcionen a los medios no incluya juicios de valor sin que antes se haya resuelto un asunto de manera definitiva”.

Así pues, la legalidad electoral ha sido sustituida por las leguleyadas del “debido proceso”; con lo cual se abre la puerta para todo desatino futuro, como si la propia ley vigente no fuera en sí misma el mayor de los desatinos.

En estas condiciones la boleta ya tiene a tres independientes —cuya independencia no es (en caso de existir) ni siquiera algo probado (tampoco hace falta) — quienes representan desde ya, el “voto roedor”.

¿Roedor?

Solamente rascarán los totales de la votación y en conjunto representarán un volumen escaso, pero significativo, como la diferencia entre los 99 centavos y el peso.

La aventura de los candidatos sin partido, la defensa de los derechos políticos a ultranza, debería ir acompañada —si hubiera congruencia—, por una simplificación absoluta de los requisitos. Un simple registro y un respaldo hasta simbólico de algunas de las miles de Organizaciones no Gubernamentales o Asociaciones Civiles o Cívicas; membretes interminables.

Y si se diera el caso de 200 o 300 o cualquier cantidad, pues simplemente se podría colocar junto a las boletas un cuaderno con los nombres de todos para ser votados sólo con escribir su nombre.

Ese procedimiento, indudablemente plantearía otro problema: ¿Cómo subsidiar las candidaturas de tantos independientes, cómo darles ingreso y acceso a los medios, tal y como se hace con los partidos políticos?

Pues retirándoles el subsidio a todos.

Así la ley se cambiaría para dejar a cada quien rascarse con sus propias uñas. A fin de cuentas la política no es sino un asunto de dinero y uñas; algunas largas, algunas cortas.

GOL

Como en el estadio, la polémica arde:

¿Maravilloso el gol de mil gambetas y toda la pradera, de Maradona a Inglaterra?; ¿genial el de Negrete, mexicano suspendido en el aire?

Yo me quedo con estas frases de Valdano:

«No participé, sólo corrí y le admiré. Hice un travelling, por mi carril observaba a Diego, esperaba que me pasara el balón y comprobé cómo esculpía una obra de arte. Acabó marcando el gol del siglo y yo lo viví desde un puesto privilegiado, el de delantero desmarcado al que Diego miró, pero no centró. Por fortuna.

rafael.cardona.sandoval@gmail.com

elcristalazouno@hotmail.com

Imprimir

Comentarios