El Bronco y el regreso de los muertos vivientes

David Gutiérrez Fuentes

Si alguien tenía inquietudes de que se está configurando un escenario electoral en el que el objetivo es golpear a AMLO por todos los frentes, con la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con toda seguridad se despejaron sus dudas.

Cuatro de los magistrados del TEPJF: Indalfer Infante, Mónica Soto, Felipe Alfredo Fuentes Barrera y José Luis Vargas recurrieron a razonamientos legaloides (algunos incluso infundados) para revivir con todo y votantes muertos a ese esperpento de “independiente” que se hace llamar El Bronco.

La amenaza que representa Morena para la cleptocracia pluripartidista y seudoindependiente que nos gobierna, porque todos los candidatos rezagados y ultra rezagados están preocupados por la preferencia de AMLO en las encuestas, juega con varias fichas y fichitas, como este individuo que es una versión región cuatro de un modelo que ya probamos con Vicente Fox: vulgar, misógino, mentiroso y megalomaniaco.

Con la denuncia del INE ante la FEPADE todavía sin resolver, este señor ya amenazó con demandar al instituto por la supuesta “denigración” de la que se sintió objeto cuando nos enteramos de las trapecerías a las que recurrió para colarse como candidato “independiente”.

Si un partido ha demostrado contar con un sólido equipo de campaña, encabezado por Tatiana Clouthier (quien no por ello ha dejado de ser crítica de algunas decisiones de AMLO), es Morena.

Si le damos seguimiento a los debates entre los diversos representantes de los candidatos a la presidencia, o los debates entre competidores a algunas alcaldías como la Ciudad de México, es posible notar una constante: Morena es el objetivo.

Por ejemplo, no hay día en que no dejen de tachar de populista a AMLO, aunque en la Ciudad de México Mikel Arriola, con sus delirantes propuestas de campaña encarne al más depurado ejemplo de asistencialismo clientelar.

Con peroratas desgastadas, trastabillantes e insostenibles; con mentiras flagrantes y mediante la repetición de palabras que no encuentran un sustento en la realidad, se le ataca a Morena porque es el único partido que en este momento puede garantizar una verdadera alternancia en el poder puesto que con las otras fórmulas: PRI/PVEM, PAN y PRD (de El Bronco en Nuevo León mejor ni hablar) la corrupción se ha mantenido o incluso desbordado, como pasó a nivel federal y como sucedió en la Ciudad de México con Miguel Ángel Mancera y su alianza tácita con el PAN y el PRI.

El Bronco es un peón más para que mientras se resuelve ese empate técnico entre el prianismo pintado de amarillo al que apoyará la cargada cleptómana (acaso después del primer debate lo decidirán), se trate de detener el ascenso de Morena y las simpatías que sigue ganando en todos los sectores, incluido el empresarial y el financiero, como lo estimó la firma BMI Research: “En 2019 esperamos un mayor repunte en el crecimiento, impulsado por el retorno de la inversión, el crecimiento en el sector extractivo y la expansión fiscal bajo los auspicios de la presidencia de AMLO”.

Quedan menos de tres meses para cruzar nuestra boleta y un cretino boquiflojo como El Bronco ya tiene órdenes que cumplir.

dgfuentes@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios