Mundo

Iglesia chilena busca solución al caso Barros tras el mea culpa del Papa

La Iglesia católica chilena anunció ayer que planteará al Papa un “plan de renovación” con el fin de atajar de una vez por todas el escándalo del obispo Juan Barros, acusado de encubrir los abusos sexuales de Fernando Karadima.
Un plan que, según reconoció el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Santiago Silva, podría implicar “que el Papa le pida a algunos obispos que dejen su diócesis”. Una treintena de prelados chilenos a Roma en mayo próximo para analizar el caso.
El miércoles, Francisco reconoció haber cometido “graves equivocaciones de valoración” sobre las acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales que pesan contra Barros, y pidió “perdón” a las víctimas.
Silva, que el miércoles admitió “no haber hecho lo suficiente” en el caso del obispo Barros, afirmó este jueves que la Iglesia debe “hacerse cargo de la situación; tiene que haber una solución drástica, fuerte e intensa” para el caso.

Imprimir