Deportes

La democracia derrota al futbol

Lo que años de especulaciones sobre la decisión de calendarizar de manera fija la final del futbol mexicano no pudieron lograr, fue conseguido finalmente por el debate presidencial del 20 de mayo

Las súbitas solicitudes de equipos como Santos Laguna, América, Monterrey o Tigres, de cambiar el horario de sus partidos como local, sobre todo cuando eran partidos de vuelta de la final del futbol mexicano levantaron tantas sospechas, que la Federación Mexicana de Futbol tomó una radical decisión, establecer por reglamento, según cita el artículo 22 del mencionado documento, a partir del torneo de Apertura 2012, que los duelos por el título de la Liga MX, deberían de jugarse, siempre, jueves y domingo después de las 18:00 horas.

No era una casualidad, a todas luces, el mover los partidos de horario era una estrategia comercial que no tiene nada que ver con lo deportivo ni con la FMF, sino con el rating que en particular, Televisa y Televisión Azteca, han estado luchando por controlar durante más de dos décadas.

Mientras equipos como Toluca y Pumas defendieron sus horarios de domingo al mediodía para jugar sus partidos como local en los duelos de vuelta de los torneos Bicentenario 2010 y Clausura 2011 de manera respectiva, es decir, domingo al mediodía, en cambio otros cuadros como Monterrey y Tigres, traicionaron a sus propias tradiciones de jugar en la sabrosa y cálida tarde sabatina regiomontana, para “pedir” de manera inexplicable, que sus duelos como locales en partidos de vuelta de la final de los torneos de Apertura 2010 y Apertura 2011, se jugaran en domingo a las seis de la tarde. Justo a tiempo para que Televisa, la cadena que los transmite, pudiera encadenar el rating de la final con el de sus tradicionales reality shows dominicales y sacar una ventaja importante a sus competidores del Ajusco.

Por supuesto que aunque suena lógico que recibiendo millones de dólares por los derechos de transmisión los equipos “accedieran” a las peticiones del área de Eventos Especiales y la de Programación de Televisa, aunque esto no fue del completo agrado del equipo involucrado como rival de los dos cuadros de Monterrey en esos torneos, pues se trataba de Santos, equipo cuyas transmisiones son a través de Televisión Azteca.

Como una casualidad, Santos también fue el segundo en discordia en la final del Bicentenario 2010 ante Toluca, que se jugó en el horario habitual de los Diablos Rojos, con la “agravante” de que ese encuentro se fue a tiempos extra y penalties por lo que aún, habiendo empezado a las 12 del día, el duelo concluyó prácticamente a las tres de la tarde.

Los Pumas tampoco se dejaron manipular por Televisa, y enfrentaron en el Clausura 2011 al Morelia a las 12 del día.

Pero como se trata de un negocio bien establecido, y que es de todos conocido que Justino Compeán, presidente aún de la Federación Mexicana de Futbol para el Torneo de Apertura del 2012, está íntimamente ligado con Televisa, decidió presentar con su Comité Ejecutivo la propuesta de que a partir de esa campaña, los encuentros de la Liga MX, se jugarían “por reglamento” jueves y domingo, como apuntamos líneas antes, según quedó asentado en el Artículo 22 del Reglamento de Competencia que incluimos en este artículo.

Esa decisión provocó que en los últimos doce torneos de Liga del futbol mexicano, cuyas finales de vuelta fueron transmitidas en nueve ocasiones por Televisa, y sólo una vez Fox Sports, Imagen y Televisión Azteca, se hayan jugado en cinco ocasiones a las 6 de la tarde, una a las 6:30 de la tarde, tres a las ocho de la noche y tres a las 8:30, coincidiendo plenamente con realities del Canal de las Estrellas o finales de telenovelas en ediciones especiales.

NEGOCIACIÓN. Sin embargo, este año las cosas son diferentes. El Instituto Nacional Electoral, en acuerdo con los partidos políticos que participarán en las elecciones federales del próximo 1 de julio, decidió sentarse a negociar con la Liga MX y la Federación Mexicana de Futbol, a fin de que el debate que se llevará a cabo y que estaba programado para el domingo 20 de mayo a las 8 de la noche y la final del Torneo de Clausura 2018, pre programada para efectuarse a la la misma hora ese mismo día no se empalmaran.

El acuerdo, con el que las autoridades decidieron no sentarse a medir fuerzas con las empresas concesionarias del espectro radioeléctrico, dígase estaciones de televisión y radio concesionadas, que de ninguna manera son propietarias de las frecuencias que explotan, sino que las tienen concesionadas para ese fín, para llegar a un acuerdo en el que no tuvieran que recurrir a instancias superiores que tuvieran que definir si las elecciones federales o el apoyo a los empresarios concesionarios era más importante unas que los otros.

De esta forma, el acuerdo que estableció que el horario de inicio del partido será a las 19 horas, mientras que el debate comenzará a las 21 horas, parece haber omitido en sus “bullets” que existe la posibilidad de que el partido se vaya a tiempo extra e incluso penalties, situación que ya ocurrió en tres ocasiones desde que don Justino “metió en cintura” a los equipos de la Liga y los forzó a jugar a la hora que más le convenía a sus patrones y sus socios de enfrente.

ALARGADOS… El 26 de mayo de 2013, América inició su partido del Torneo de Clausura contra Cruz Azul a las 20 horas en el Estadio Azteca. El 13 de diciembre de 2015, los Pumas que tuvieron que jugar de noche en vez del mediodía ante Tigres, y el duelo inició a las 20:30 horas, definieron en tiros de castigo luego de 120 minutos de juego.

La más reciente ocasión en que el duelo definitivo se alargó más de lo debido, fue cuando el 25 de diciembre de 2016, Tigres y América jugaron en domingo y no en el clásico sábado regio, a partir de las 6:30 de la tarde en el Estadio Universitario con la victoria de las Águilas 3-0 en tiros desde los once pasos.

“DESHORARIOS”… Desde que la “Regla Compeán” entró en funciones, ninguno de los 12 equipos que recibieron el partido de vuelta, pudo jugar en su horario habitual, e incluso dos repitieron, como fue el caso del América (tres veces), Monterrey (2), además de Santos, Toluca, Pachuca, Querétaro, Pumas, Guadalajara y Tigres.

De todas esas 13 finales, ninguna coincidió con el horario habitual de los equipos, pues 9 de las finales debieron haberse jugado en sábado con la localía de América, Monterrey, Pachuca, Querétaro, Guadalajara y Tigres. Y los únicos domingueros participantes, Santos (jugó dos horas después de su hora habitual), Pumas y Toluca, tampoco pudieron jugar al mediodía.

Aquí el artículo 22 de la Liga MX:

Disputarán el Título de Campeón de los Torneos de Apertura 2012 y Clausura 2013, los dos Clubes vencedores de la Fase Semifinal correspondiente, reubicándolos del uno al dos, de acuerdo a su mejor posición en la Tabla General de Clasificación al término de la jornada 17 de cada Torneo, eligiendo siempre el Club que haya quedado mejor ubicado, el día y el horario de su partido como local. Los partidos de la Final deberán disputarse siempre en jueves y en domingo a partir de las 18:00 horas, escogiendo el Club que mejor posición haya obtenido en la Tabla General de Clasificación al término de la Fase de Calificación, el día y el horario de su partido como local.

 

Imprimir