James Mattis

Con el presidente Donald Trump gobernando a golpe de tuit, el jefe del Pentágono tuvo que ser quien pusiera ayer un poco de cordura en medio de las amenazas del mandatario a Rusia a cuenta de Siria. James Mattis aseguró ayer al Congreso que, aunque están convencidos de que fue Al Asad quien gaseó a su población, aún no tienen pruebas concluyentes. Por ello, hizo un llamado a la prudencia; una prudencia y una cordura que brillan por su ausencia en el ala oeste de la Casa Blanca.

Imprimir

Comentarios