Donald Trump

El presidente de EU se vio ayer obligado a tragarse sus palabras y a retractarse de su errática y caótica política exterior. Con su abrupta  amenaza de atacar objetivos rusos en Siria forzó al jefe del Pentágono a corregir a su jefe, para evitar una guerra “fuera de control”. La consecuencia fue una humillante retirada de su amenaza inminente de ordenar un ataque contra el país árabe. Casi al mismo tiempo se conoció su intención de volver a meter a EU en el Acuerdo Transpacífico, celoso por la creciente influencia de China.

Imprimir

Comentarios