Salud

Riñones fallidos, conflicto familiar al alza

Prevención. Especialistas advierten que cuando la falla renal es avanzada, los tratamientos no pueden revertir el deterioro, por lo que se encaminan a disminuir la velocidad con la que se presenta el daño. Si la nefropatía se diagnostica de manera temprana es curable

Las personas que se dializan podrían compartir la forma en la que se ha mermado la dinámica diaria del hogar, ya que si este procedimiento se realiza en una institución hospitalaria, alguno de los familiares deberá ocupar su tiempo para, al menos, asistirle durante los trayectos.

Cuando el procedimiento se hace en casa, el tiempo de traslados se evita, sin embargo la diálisis requiere cuidados minuciosos y pericia por parte del familiar que la va a aplicar, ya que un descuido puede provocar una infección que de propagarse a todo el cuerpo, terminaría con la vida del paciente. La diálisis es un procedimiento artificial con el que se desempeña la función del riñón —purificar la sangre que va al hígado—; una vez que se realiza la primera, ésta será de por vida hasta que el paciente fallezca o se logre un trasplante del órgano afectado. De acuerdo con la Secretaría de Salud, actualmente hay entre ochenta y cien mil personas en diálisis y al año se realizan mil trasplantes.

La enfermedad renal crónica es un problema de salud pública que aumenta en la medida en  que crece el número de personas con complicaciones de diabetes, esto como consecuencia de negligencia personal que se refleja en los problemas de obesidad y sedentarismo.

En este sentido, la dependencia apunta que entre 1993 y 1994 había por cada millón de habitantes, la cantidad de ciento cuarenta pacientes de enfermedad renal crónica en tratamiento, cifra que ascendió a ochocientos por cada millón.

Las afecciones del riñón son un grupo de males complejos que están asociados con trastornos cardiovasculares como la hipertensión, ya que si la calidad de la sangre es deficiente y los filtros ya no pueden depurar a la hemoglobina, se presentarán alteraciones sistémicas en todo el organismo.

Prevención temprana.
Especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán(INCMNSZ) advirtieron que hábitos alimenticios sanos desde la infancia son fundamentales en la prevención primaria de enfermedades como la diabetes, la hipertensión y la obesidad, causantes principales de las fallas renales.

Al respecto, la nefróloga ­Olynka Vega comentó que en fases tempranas la enfermedad renal puede ser reversible y controlable, sin embargo, cuando el padecimiento avanza se busca detener su evolución. “En los casos donde existe complicación de la enfermedad es esencial que los pacientes se apeguen al tratamiento médico, que incluye dieta, activación física, fármacos y el control de la enfermedad que causó la falla renal, como la diabetes”, subrayó.

Por su parte, el doctor José Antonio Niño Cruz describió los trastornos a la salud que se presentan en cada una de las cinco etapas que comprenden la enfermedad renal y las opciones de tratamiento. Indicó que en etapas 1 y 2 se tiene mayor éxito en la implementación de las medidas que previenen la evolución del padecimiento.En la etapa 3, se tiene la oportunidad de detener su evolución dependiendo del mal que lo causó. Sin embargo, en etapa 4 se deben prevenir las afectaciones en otros órganos, y en la 5, generalmente se busca alguna opción de tratamiento sustitutivo de la función renal como la diálisis y el trasplante.

Puntualizó que sólo se presentan síntomas de la enfermedad cuando está muy avanzada. Explicó que con dos sencillos métodos se puede detectar problemas renales, cuando la enfermedad aún es asintomática: a través de la sangre y la orina. “En México, no tenemos la cultura de la prevención y la mayoría de los pacientes son atendidos cuando están en las etapas avanzadas y requieren tratamientos de diálisis peritoneal, hemodiálisis y trasplante”, puntualizó el doctor Niño Cruz.

Asistencia y educación. La Fundación Mexicana del Riñón A.C. (FMR) es una organización civil que orienta, informa y apoya a las personas y familiares que viven con enfermedad renal crónica. Una de las actividades de esta asociación civil es la de impartir talleres como por ejemplo el de “Diálisis peritoneal”, el cual es impartido por una enfermera certificada para que los familiares del paciente aprendan el manejo de los instrumentos que se utilizan durante este procedimiento.

Para que pacientes y familiares dimensionen la importancia que tienen los riñones, la FMR explica que estos órganos se encargan de filtrar y eliminar los contaminantes de la sangre; regulan el agua que hay en el organismo; producen hormonas que ayudan al cuerpo a regular la presión sanguínea, producir glóbulos rojos y tener huesos fuertes, entre muchos otros.

Con este tipo de información, que de manera periódica se imparte en la capacitaciones que brinda la organización civil, se busca que el paciente con enfermedad renal crónica siga al pie de la letra el tratamiento que el médico le prescribió, así como fomentar hábitos preventivos entre los familiares.

La FMR cuenta con diferentes programas asistenciales, entre los que se destacan: Camino hacia el trasplante: capacitación con la que el paciente aprende, entre otras cosas, que la terapia farmacológica es necesaria para que su organismo no rechace al órgano que está recibiendo;  Apoyo con medicamentos para los pacientes, estrategia con la que el paciente no interrumpe su tratamiento; y el programa de detección temprana.

Imprimir