Mundo

Grupo de Lima acuerda aplicar “tolerancia cero” a la corrupción

“Antepongamos las necesidades de nuestros conciudadanos a la diversidad de nuestras opiniones”, dijo el mandatario peruano

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, captado durante su mensaje en la última jornada de la VIII Cumbre de las Américas.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, clausuró ayer la VIII Cumbre de las Américas con una exhortación a aplicar los compromisos que permitan una “política de tolerancia cero frente a los actos corruptos” en la región.

“Sin duda queda aún mucho camino por recorrer, pero consideramos que hemos dado un gran paso (...) antepongamos las necesidades de nuestros conciudadanos a la diversidad de nuestras opiniones”, invocó Vizcarra al término de las intervenciones de 31 de los 33 asistentes a la cita regional.

Vizcarra agradeció a los asistentes a la cita su “compromiso” con las iniciativas propuestas en la cumbre y dijo que la intención fue “adoptar compromisos concretos para prevenir y luchar contra la corrupción”.

VOLUNTAD. Sostuvo, en ese sentido, que los mandatarios “demostraron la firme voluntad de avanzar hacia el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática en la región” y que los “logros obtenidos” permitirán garantizar la confianza en las instituciones y el respeto al estado de derecho, entre otros temas.

“Todos tuvieron la oportunidad de expresar y brindar sus aportes en favor de la lucha contra la corrupción” comentó, para luego expresar que las medidas adoptadas en el Compromiso de Lima demuestran que se transitó “del ámbito declarativo para pasar a la acción”.

COMPROMISO. Vizcarra mencionó que entre los compromisos están fortalecer las instituciones democráticas, la autonomía e independencia judicial, reforzar el papel de la educación en la formación de valores democráticos y cívicos, y fortalecer la formación pública con base a las mejoras prácticas aplicables.

También, promover el uso de nuevas tecnologías para facilitar el gobierno digital y la transparencia, proteger a los denunciantes, testigos e informantes de actos de corrupción, así como el trabajo de los periodistas y las personas que investigan estos actos y las medidas que promuevan la transparencia.

 

Imprimir