La democracia y las campañas electorales - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 15 de Abril, 2018
La democracia y las campañas electorales | La Crónica de Hoy

La democracia y las campañas electorales

Maria Elena Álvarez de Vicencio

El pluralismo es inherente a la democracia, como lo es la tolerancia. No puede cada individuo, asociación o partido, declararse poseedor de la verdad y de las soluciones que a cada problema corresponden. Los diferentes proyectos y propuestas deberán ser confrontados y estudiados con análisis y discusiones reguladas, en las que la ciudadanía interesada participe. Los problemas y soluciones que a todos interesen no se pueden resolver de manera privada por personas o grupos cerrados, sino con normas e instituciones que permitan a los interesados ejercer sus derechos. Las normas tendrán que incluir el principio de mayoría, que no es sinónimo de tener razón, pero es la forma de posibilitar la toma de decisiones en asuntos controvertidos.

En todos los procesos y procedimientos el principio de legalidad es indispensable, pues de lo contrario una mayoría inconforme podría pretender nulificar los acuerdos, lo cual anularía la pluralidad. La legalidad es la fuerza que defiende a los integrantes de una sociedad de las decisiones arbitrarias y discrecionales del poder.

Es necesario cuidar que en el actual proceso electoral, que será uno de los más competidos de nuestra historia, se respeten todas las normas para que no surjan los problemas postelectorales. El excederse en los gastos de campaña es un tema al que no se le da la debida importancia; sus normas son muy claras y su violación ha sido tolerada.

En las actuales campañas vale la pena recordar normas y principios y muy especialmente el que a veces se olvida por buscar los apoyos institucionales, se olvida que es el voto de los ciudadanos el que convierte a los gobernantes en sus representantes, no es porque lo hereden del antecesor.

Tener presente este principio daría como resultado otro tipo de campañas; cambiaría el dar regalos (playeras, viseras, tarjetas provisionales sin saldo, etc., etc.) El candidato deberá informar a los ciudadanos de sus propósitos personales, de los problemas que piensa resolver y de las políticas públicas que se propone aplicar; además deberá escuchar las opiniones de los ciudadanos y la expresión directa de sus necesidades. Esto ayudaría a formar ciudadanos conscientes, que al ser tratados como personas capaces de opinar y de comprender la realidad, podrían convertirse en colaboradores que participarían en la solución de los problemas y, además, se fortalecería la conciencia ciudadana que tanto hace falta.

Los regímenes autoritarios quieren colocar a las personas en la vida privada para que los asuntos públicos queden en manos de unos pocos. En una democracia el sujeto principal es el ciudadano y ambos se representan, pero cuando se discuten y se proponen agendas y soluciones, la democracia extiende el espacio público y abre la posibilidad de mayor participación ciudadana, lo cual fortalece a la propia democracia; las campañas abren el espacio público para que aparezcan las voces y los intereses diversos; hay que planearlas para que cumplan ese fin.

Es en la democracia donde puede emerger con fuerza la sociedad civil con sus organizaciones, que si actúan con reglas y propósitos de bien común, propiciarán la gobernabilidad y el apoyo ciudadano el cual resulta superior a otros acuerdos de gobierno. Si el respeto a la pluralidad y la participación ciudadana se planea y se impulsa desde las campañas, se podrán elegir mejores gobernantes y las políticas públicas responderán a los propósitos de democracia y bien común y darán los resultados esperados.

Basta ya de campañas donde privan los denuestos y las mutuas acusaciones entre candidatos. Que los Tribunales investiguen y sancionen si entre ellos hay delitos qué perseguir y que los aspirantes a los distintos cargos presenten sus programas y su aterrizaje en políticas públicas, para que los ciudadanos elijan lo que les conviene y decidan conscientemente su voto.

Doctora en Ciencias Políticas

melenavicencio@hotmail.com

Imprimir

Comentarios