Exilio cubano rechaza “dedazo para pasar de un dictador a otro” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 15 de Abril, 2018

Exilio cubano rechaza “dedazo para pasar de un dictador a otro”

Exilio cubano rechaza “dedazo para pasar de un dictador a otro” | La Crónica de Hoy
Concentración ayer de anticastristas en Miami.

Decenas de exiliados cubanos se congregaron ayer en La Pequeña Habana, en Miami, para exigir elecciones libres y democráticas en la isla, y no la aplicación de “un dedazo para pasar de un dictador a otro”.

Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, organización a cargo de convocar la manifestación, señaló que la elección de quien suceda en la Presidencia a Raúl Castro, el próximo 19 de abril, es una “traición al pueblo de Cuba, porque “cambiar de tiranos no es ser libres”.

“En 60 años los cubanos no hemos podido elegir ni el sistema de vida ni a nuestros dirigentes. Nosotros no escogimos el llamado socialismo que impera en Cuba”, señaló Sánchez.

¿Quién lo sucederá? Sánchez lamentó que a cuatro días de que Raúl Castro deje la Presidencia el pueblo cubano no sepa aun quien será su sucesor y se mostró por tanto partidario de la campaña que promueve el movimiento Cuba Decide, que lidera Rosa María Payá, hija del fallecido disidente cubano Oswaldo Payá.

Este movimiento promueve un cambio político mediante la movilización pacífica y la celebración de un plebiscito vinculante en el que se pregunte a los cubanos “que es lo que quieren: ¿Continuar o un cambio hacia la democracia?”, tal como resumió Sánchez.

El líder anticastrista felicitó al Gobierno peruano, que ejerció de anfitrión en la VIII Cumbre de las Américas, celebrada en Lima y a la que Raúl Castro no asistió, por tomar “una posición correcta al decir que en tiempos de democracia no hay espacio para dictadores”.

“Mudo, sordo y ciego”. Mientras tanto, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) presentó durante su reunión en Medellín el informe sobre el país caribeño, en el que denuncia que el régimen busca tener “un país mudo, sordo, y ciego” en materia de comunicación, periodismo e internet.

Se trata de “una meta cada vez más difícil por la cada vez mayor, aunque lenta, conexión a internet de los ciudadanos y la perseverancia de periodistas y medios independientes que no cesan sus labores pese a las restricciones”, reza el documento.

 

Imprimir