Evo Morales

Latinoamérica tiene un problema serio con el poder. Basta que lo detenten quienes deben representar los mejores valores para que algo empiece de ir mal. Evo podía evitarse ser parte de ese ridículo que es la minicumbre alternativa de Nicolás Maduro. Morales y su investidura se pasearon por caracas sin caer en cuenta que ese apoyo no le servirá al dictador tropical, que tampoco le servirá al pueblo boliviano. Un mandatario debería tener una visión más amplia del mundo... Ése no será Evo.

 

Imprimir

Comentarios