Mundo

Tras un mes, Italia libera barco de la ONG española Open Arms

La Fiscalía de Sicilia acusa al capitán del navío y a la coordinadora de su última misión de salvamento de fomentar la migración ilegal

El barco de la ONG catalana Proactiva Open Arms.

El juez instructor de la localidad siciliana de Ragusa, Giovanni Giampiccolo, ordenó ayer liberar al barco de la ONG española Proactiva Open Arms, que permanecía inmovilizado en el puerto siciliano de Pozzallo con motivo de una investigación abierta por la Fiscalía, que estudia si la organización fomentó la migración ilegal.

La abogada de la ONG, Rosa Emanuela Lo Faro, confirmó que el juez rechazó la orden de incautación confirmada el 27 de marzo por la Fiscalía de Ragusa.

El barco de la ONG fue inmovilizado de manera cautelar el pasado 17 de marzo tras atracar en el puerto de Pozzallo para desembarcar a 216 inmigrantes. Entonces, la justicia siciliana abrió una investigación a la jefa de misión, Anabel Montes; al capitán, Mark Reig, y a un responsable de la organización.

Posteriormente, el juez instructor de Catania confirmó la incautación del barco de la ONG española Proactiva Open Arms y el cargo de favorecer la migración ilegal, pero desestimó el delito de organización criminal.

Mientras, continuará la investigación penal, que puede durar al menos un año, como explicó en su momento el también abogado de la ONG, Alessandro Gamberini.

Gamberini destacó que la decisión de ayer responde a “la poca seriedad de la imputación”, pero reconoció que el fiscal podrá impugnar esta decisión.

AMENAZAS DE DISPARAR. La investigación se refiere al último rescate del Open Arms, durante el cual la ONG se negó a entregar a los 218 migrantes que había salvado a una patrulla de la Guardia Costera libia. Ante la negativa, según algunos videos que ha difundido la ONG, se escuchan las amenazas de los guardacostas, que aseguraban que si no entregan a los migrantes dispararían contra el barco.

El coordinador de Open Arms en Italia, Riccardo Gatti, afirmó que en el barco recibieron una llamada en la que se les advertía de que Libia “tomaba la coordinación de la operación”, y añadió que “era la primera vez que escuchamos que los libios coordinan un rescate”.

Tras la operación de salvamento, los cooperantes esperaron hasta 24 horas, y tuvieron incluso que pedir a Malta la evacuación de una madre y un bebé en estado grave, hasta que se les autorizó atracar en el puerto italiano de Pozzallo.

Imprimir