Mundo

Rusia y Siria impiden investigar el ataque químico en Duma

El Kremlin alega que los expertos internacionales siguen esperando porque no presentaron los permisos a las autoridades. La ONU dice que los rusos están mintiendo. EU teme destrucción de pruebas

El equipo de inspectores enviado por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), seguía ayer, por tercer día consecutivo, encerrados en un hotel en Damasco, sin poder entrar en Duma, la ciudad donde la oposición denunció, con pruebas gráficas y testimonios, que se produjo otro ataque químico contra la población, lanzado el 7 de abril pasado por el régimen de Bachar al Asad, con el permiso de su aliado, el presidente ruso Vladimir Putin.

El embajador estadunidense ante la OPAQ, Kenneth Ward, acusó ayer a Rusia y a Siria de estar bloqueando el trabajo de la misión internacional, y expresó sus sospechas de que Damasco y Moscú estaban intentando manipular las pruebas disponibles sobre el terreno acerca de que se ha cometido un crimen de guerra y contra la humanidad. De hecho, tropas sirias y policías militares rusos patrullan en las calles de Duma desde el pasado sábado, cuando los insurrectos de Jaish al Islam abandonaron el enclave tras una rendición pactada.

En intento de confundir a la opinión pública y para que no comprase la versión del embajador estadunidense, el Kremlin trató horas después de culpar del retraso a la propia ONU.

Moscú miente. El viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riab­kov, dijo ayer desde Moscú que Naciones Unidas no había dado “la aprobación de la visita a Duma de los expertos de la OPAQ”, alegando motivos de seguridad.

Sin embargo, el portavoz de la OPAQ, Stéphane Dujarric, desmintió la versión rusa.

“La ONU ha dado las autorizaciones necesarias para que el equipo de la OPAQ haga su trabajo en Duma. No les hemos negado ningún tipo de permiso”, dijo Dujarric, durante su conferencia de prensa diaria.

Que mañana sí. Ante el escándalo, que podría dejar de nuevo en evidencia a Putin y sus escarceos con las armas químicas, Igor Kirilov, alto cargo del Ministerio de Defensa ruso, anunció por la noche en La Haya, sede de la OPAQ, que los expertos de la organización internacional podrán visitar Duma mañana miércoles.

Tras el gaseo de la población, la victoria sobre las ruinas

Al igual que ocurrió en Alepo el año pasado, las tropas sirias, rusas e iraníes alzaron ayer sus respectivas banderas en Duma para celebrar la caída de otra ciudad arrebatada a los opositores al régimen de ­Bachar al Asad. Lo hicieron tras acusaciones de Naciones Unidas del uso de armas prohibidas por la Convención de Ginebra y, por tanto, tipificadas como delitos contra la humanidad. Como demostraron también las tropas leales al tirano de Damasco, los ataques de EU y sus aliados son tan cosméticos que no los desaniman a seguir conquistando los pocos bastiones opositores que quedan, aunque sea cometiendo, las veces que haga falta, crímenes de guerra contra la población siria.

 

Imprimir