Logran trasplante de músculo para devolver sonrisa a paciente con parálisis | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 16 de Abril, 2018

Logran trasplante de músculo para devolver sonrisa a paciente con parálisis

Médicos de la Universidad Johns Hopkins señalan que este tipo de cirugía restaura una función biológica. Una técnica que vamos a compartir con el mundo, dicen

Logran trasplante de músculo para devolver sonrisa a paciente con parálisis | La Crónica de Hoy
Durante 13 meses Kathy tuvo parálisis facial hasta que recuperó el movimiento con un trasplante de músculo

Cirujanos de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Estados Unidos, realizaron con éxito un trasplante de músculos, desde la parte interior del muslo hacia la cara, para devolver una sonrisa completa a una persona con parálisis facial permanente, cuyos músculos originales habían quedado destruidos tras una operación para retirarle un tumor cerebral. 

En entrevista exclusiva con Crónica, el líder del equipo de cirujanos, Kofi Boahene, explicó que anteriormente ya se habían realizado otros trasplantes de músculo de la pierna a la cara, pero la diferencia de este caso es que antes sólo se había logrado rehabilitar un movimiento restringido, en el que se podía sonreír con una mueca sin mostrar la dentadura. Ahora, los médicos aprendieron a dividir músculo y conectarlo con varios puntos de la cara, logrando una sonrisa amplia que incluye un movimiento de boca, mejilla y ojos.

Los médicos de Johns Hopkins afirman que este tipo de cirugía no sólo restaura una función biológica sino que tiene profundos impactos emocionales y sociales, pues la incapacidad de poder sonreír provoca que muchas personas sean segregadas, pues se piensa que están enojadas o con algún disgusto.

“Durante muchos años he recibido pacientes con diagnósticos que indican que ya no hay nada qué hacer, pero nosotros sabemos que sí hay procedimientos que se pueden hacer. Ahora sabemos que hay cinco posibles candidatos para beneficiarse de este tipo de cirugías de trasplante de músculo: 1) las personas que nacieron con parálisis de cara por un problema congénito; 2) las personas que quedaron con parálisis facial después de una cirugía de cerebro: 3) las personas que quedaron con parálisis debido a un infarto cerebral; 4) las personas que tienen parálisis por una infección viral, y 5) las personas que tuvieron un trauma o golpe que les destruyó alguna zona muscular”, explicó, desde Baltimore, el doctor Boahene, en una llamada vía ­Skype, saliendo de un quirófano.

La paciente que fue atendida —cuyo nombre es Kathy, pero cuyo apellido ha sido reservado— había sido diagnosticada con un tumor en el cerebro en el año 2015. Tras retirar los tejidos afectados por cáncer quedó con una parálisis en la mitad izquierda  que  se suponía sería temporal.

Trece meses después de la cirugía de tumor cerebral, la parálisis de Kathy seguía y los médicos identificaron que los músculos faciales había quedado dañados permanentemente.

“Ella había perdido toda esperanza de que el movimiento de su cara pudiera ser recuperado. Entonces hicimos una revisión y concluimos que, para recuperar su sonrisa y su confianza, debíamos trasplantar un nuevo músculo y por eso decidimos usar esta técnica, en la que tomamos un fragmento de músculo de la parte interior del muslo.  Es muy importante aclarar que la paciente no perdió ninguna función de su muslo pues sólo se retira un pequeño fragmento para ser usado en la cara”, detalló el doctor Boahene, quien es profesor e investigador en Johns Hopkins, que es la primera universidad del mundo en combinar investigación con atención quirúrgica y terapéutica, desde el siglo XIX.

“Lo que hemos conseguido es mucho más que una mueca. Los músculos han ayudado a tener una sonrisa plena, en la que los ojos se hacen pequeños, las mejillas se hacen más amplias (lo que hace que el rostro refleje más luz y por lo tanto la expresión se vea más iluminada), además de que la esquina de la boca se contrae y aparecen los dientes. Eso es lo que las personas consideramos un rostro feliz. Esta técnica retira un solo músculo de la pierna y lo divide en dos, tres o cuatro tiras, las cuales deben ser conectadas en distintos puntos del rostro. Es una técnica exitosa y ahora estamos en una nueva etapa de trabajo que consiste en compartir esta información con el mayor número de colegas en el mundo, para que pueda replicarse”, concluyó el doctor Kofi Boahene.

Imprimir