Ciudad

Seguridad de la catedrática universitaria contra naturalidad de la lideresa sindical

El discurso y la manera de afrontar un ataque verbal puede marcar la diferencia. La era digital permite valorar estos aspectos en dos mujeres que quieren gobernar la capital

Seguridad y estructura del discurso son dos factores que pueden diferenciar a las dos mujeres en las que, en buena medida, se centrará la atención en el debate electoral de mañana: Alejandra Barrales y Claudia Sheinbaum tienen estilos un tanto diferentes, la primera apuesta a la frescura y la segunda a una severidad propia de sus andanzas docentes.

Crónica revisa videos de la última década para detectar esto y hay un elemento que destaca en favor de la morenista. En los momentos de crisis, con oposición fuerte a sus argumentos, Sheinbaum no vacila: “Las nuevas vías rápidas de la Ciudad de México no son sólo para autos privados”, respondió Claudia Sheinbaum en 2002 a Tim Sebastian, periodista de la BBC a quien le intrigaba que la secretaria de Medio Ambiente capitalina fuera la encargada de construir segundos pisos para el Anillo Periférico.

Sheinbaum lo dijo así, con gran seguridad, con el rostro serio y propio de una catedrática universitaria curtida ante alumnos unamitas muy críticos; y lo que aseveró no se cumplió, pero en aquella entrevista esa postura tendió a reducir el impacto de los argumentos de su interlocutor que insistía en cuestionarle por qué un gobierno de izquierda apostaba por los propietarios de automóviles en lugar del transporte público de calidad.

Y lo que Sheinbaum alegó  en 2002 fue tan notoriamente falso que pasaría más de una década para que, en septiembre de 2016, los primeros autobuses de transporte público hicieran uso del segundo piso de Periférico. Estas vialidades, tramos con y sin cobros, se saturaron desde un principio (como ahora) esencialmente con automóviles particulares que llevan, en promedio, menos de dos pasajeros.

A un día del debate, esa seguridad, la costumbre a enfrentar oposición discursiva, puede ser el as para quien probablemente está a la cabeza de las preferencia electorales.

LA ESQUINA DE ENFRENTE. Alejandra Barrales, la candidata de Por México al Frente, también sabe de debates, ha sido senadora. Al hacer uso de la tribuna en la Cámara Alta para oponerse a la reforma en telecomunicaciones, la exlíder de las sobrecargos, su voz resuena alta, pero la estructura de su discurso “consecuencia de la forma en la que se ha decidido atender este proceso, es que hay poco tiempo para discutir, para fundamentar, para razonar temas de fondo”. Trastabilla un poco, pero en su favor está que también sabe verse segura y su discurso no es acartonado, se siente natural.

En un tema en el que intervienen además intereses económicos de peso pesado, ella sube a abogar por las personas con capacidades diferentes, pide que el legislador no se olvide de ellos.

Pero en el momento de crisis el discurso ligero puede tener sus complicaciones: “Aún no han utilizado mi casa, el lugar donde vivo, por ejemplo, el lugar donde vivo para atacarme políticamente: Vivo en Lomas de Chapultepec”, comenta en una entrevista televisiva en la que el rostro se le ve un tanto demacrado. Está viviendo la enésima crisis interna del PRD y sabe que el fuego puede ser amigo.

Habla de préstamos y venta de otras propiedades para hacerse de la casa de las Lomas. “Tengo manera de probar que todo lo que tengo lo tengo por una vida de trabajo, disciplinada”, señala y añade que los salarios públicos están disponibles; para quien los quiera revisar; para quien enga, “sobre todo tiempo” para hacer la revisión de sus dichos.

Sheinbaum y Barrales lanzan así a sus interlocutores a lo incierto: la hoy candidata morenista lanza una hipótesis (los segundos pisos para transporte público) y la perredista los envía a una revisión de nóminas “si tienen tiempo”.

¿QUÉ ESPERAR? Un indicio del primer debate de este miércoles estuvo en la cita del programa Despierta de Carlos Loret de Mola. Si la tendencia sigue, las acusaciones de malos manejos, ataques e interrupciones se llevarán buena parte del tiempo.

Si el debate oficial es una continuación de aquel, entonces es probable que veamos algo de lo siguiente de ambas mujeres.

Alejandra Barrales: Se presentará como una política de larga trayectoria, resaltará su papel en la capital como Secretaria de Educación, de Turismo, el haber sido cuatro veces legisladora y la líder que logró pacificar al Partido de la Revolución Democrática.

En debate, Alejandra Barrales se mostrará como una aspirante intempestiva, que gusta de interrumpir a sus contrincantes políticos, y que muy probablemente someta al juicio de los televidentes a Claudia Sheimbaum en el caso Rebsamen, su mayor recurso de ataque. En el caso de su defensa contra Mikel Arriola, tanto los argumentos de Barrales como de Sheinbaum residirán en el origen priista del candidato.

Claudia Sheinbaum: Se presentará remitiéndose a su formación académica y por su papel como Secretaria de Medio Ambiente de la capital (que curiosamente no se le ha criticado mucho), papel del cual resaltará que durante su gestión hubo una considerable reducción de la contaminación ambiental, así mismo se mostrará como una de las principales gestoras del Metrobús de la capital y por su gran interés por reducir las brechas de desigualdad económica.

Sobre su forma de defenderse frente a sus oponentes políticos, la Ingeniera en Energía argumentará el castigo presupuestal ejercido por la coalición Por México al Frente (de la cual Barrales es parte importante), que redujo la asignación a las delegaciones gobernadas por Morena, así como porque el Partido de la Revolución Institucional (PRI), ha demostrado, a su parecer, una grave carencia de autoridad moral para hacer un correcto uso de los recursos públicos, que según la candidata, la coalición Juntos Haremos Historia, si tiene.

El primero de los tres debates organizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México ocurrirá este miércoles 18 de abril. Los temas versarán sobre urbanismo, sustentabilidad, seguridad y justicia, en la ciudad más poblada de México.

Este encuentro será transmitido a través de la señal de Canal Once, a partir de las 19:30 horas, con la moderación del conductor Javier Solórzano, de acuerdo con información del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), el cual agregó que la señal estará disponible para que cualquier otro medio de comunicación pueda trasmitirlo a través de televisión, radio o internet.

Imprimir