Para Oreja - Verónica Gallardo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 18 de Abril, 2018
Para Oreja | La Crónica de Hoy

Para Oreja

Verónica Gallardo

¡Bravo, bravo, bravísimo, bravo! Por fin un final diferente, un final verdadero, Sin tu mirada cautivó por la sencillez de su libreto, escrito hace muchas décadas por Delia Fiallo. ¿Una historia rosa, simpática, sencilla, donde el amor logra vencer todo y la buena es tan buena que perdona todo pero por amor?... Aquí no fue así.

Ahora en esta nueva versión del productor Ignacio Sada, le dio un giro diferente. El final, de verdad no lo esperaba. La historia original fue realizada en Venezuela en 1971, época, que aunque la liberación femenina se hacía latente, aún los cuentos rosas eran para todas.

Marina, una niña que nació marcada, pues su padre quería que su hijo fuera hombre. La niña nace ciega, enferma, pero la partera decide quedarse con ella y así se convierte en su madre.

Como en los cuentos de hadas, conoce al hijo del cacique del pueblo, se enamoran, aunque ella sea ciega. La maldad de muchos hace que su amor no se realice. Incluso ella tiene un hijo, cuyo verdadero padre exige la prueba de paternidad, pues la ciega fue secuestrada por uno de los malos. Y aparece el salvador, que según las historias rosas, solo será un peón más en el ajedrez de la vida de esta pareja. Total, la ciega vuelve a ver, le pasa de todo, hay más malos y locos que seguirán impidiendo su amor.

Al final, aclarado todo, los malos en la cárcel o solos, la protagonista de la telenovela no se queda con el padre de su hijo. ¿Cómo? Pues sí, se queda con el amor verdadero, el tranquilo, el que nunca desconfió, siempre la apoyó. Como sucede en la vida real. Final perfecto, maravilloso e inesperado.

Sin tu mirada creció los bonos de la joven actriz Claudia Martín, hizo un gran papel de ciega, de mujer buena pero no dejada, sí podemos decir que nace una estrella, un nuevo galán para las telenovelas, Oswaldo de León, a quien Nacho Sada le da su gran oportunidad y el villano más adorable, Eduardo Santamarina como Luis Alberto Ocaranza. Todos y cada uno de los actores, espectaculares. Y por supuesto, el líder que junto este gran equipo, las diferentes direcciones de cámaras, foro, escena, locación, encabezadas mayormente por mujeres. Mil felicidades, Nacho Sada.

Imprimir

Comentarios