TEPJF ¡Que se vayan! - René Arce | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 18 de Abril, 2018
TEPJF ¡Que se vayan! | La Crónica de Hoy

TEPJF ¡Que se vayan!

René Arce

Nuevamente nuestro país vivirá unas elecciones sumamente complejas, donde estarán en juego, además de la Presidencia de la República, más de 3 mil 400 cargos que deberán renovarse. Por primera vez habrá reelección en las alcaldías, candidatos independientes a la Presidencia de la República y senadurías, así como concurrencia de procesos locales con el federal.

La campaña electoral inició mucho antes del plazo legal, ya que las diferentes coaliciones que impulsan candidatos presidenciales decidieron adelantarla con descalificaciones, ataques y también propuestas. Todo hubiera sido normal de no ser por la grosera intromisión del Ejecutivo Federal vía PGR, para intentar descarrilar la ascendente campaña de Ricardo Anaya, quien pronto despuntó como el perseguidor más cercano del morenista Andrés Manuel López Obrador. Lo anterior prendió focos rojos en el PRI y el gobierno federal, aunque no lograron el objetivo de bajar a Anaya del segundo lugar en intenciones de voto, sí pararon su ascenso en las preferencias.

En tanto, el pueblo mexicano fue siendo testigo de cómo el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y el Instituto Nacional Electoral se dieron encontronazos con diferentes criterios sobre asuntos que afectarán la próxima jornada electoral. Discreparon sobre el abuso del dinero en el Estado de México y Coahuila con un Tribunal obsequioso hacia el PRI, que con su resolución inauguró el permiso “legal” de comprar votos mediante monederos y tarjetas, que no son más que una burda manera de violentar la libertad del sufragio. El Tribunal ya no podrá sancionar a ningún partido o candidato que ofrezca estos monederos o tarjetas a cambio del voto, porque ya quedó el precedente de su resolución. También discreparon sobre el método para dar resultados de los comicios el mismo día de la jornada electoral, la resolución del Tribunal obligó al INE a que inventara un nuevo mecanismo para lograrlo, de esta manera evitó que el propósito del Tribunal abonara a la incertidumbre y probable manipulación de los resultados.

Largo y tedioso sería seguir relatando algunas más de las resoluciones del Tribunal, donde regularmente se beneficia al PRI o al gobierno federal, sin dejar de comentar que ni por asomo en algún momento hayan analizado casos como el de Odebrecht y su papel en el dinero que seguramente llegó a las campañas del 2012, para que se tomaran previsiones de que ello no vuelva ocurrir en el 2018.

La gota que derramó el vaso de la creciente desconfianza en este órgano electoral, cuyas resoluciones son inobjetables e inatacables, fue ordenar al INE registrar la candidatura de Jaime Rodríguez para la Presidencia de la República, fundamentándola en violaciones al debido proceso por no haberle dado derechos de audiencia. No fueron suficientes para el Tribunal las doce ocasiones en que el equipo de El Bronco acudió al INE, ni tampoco las documentadas y públicas trapacerías, fraudes y gastos excesivos no justificados que este señor cometió y que el INE denunció de manera formal ante la FEPADE . El Tribunal pudo haber ordenado que se ampliara el tiempo de las audiencias, así como lo hizo en el caso de Ríos Piter, todo indica que las instrucciones recibidas fueron que se registrara a El Bronco inmediatamente, para tratar de dañar a otras candidaturas diferentes a las de José Antonio Meade.

Justo es decir que la pérdida de la confianza en el Tribunal electoral no corresponde sólo a los hombres y mujeres que hoy lo integran, sino también al origen de sus nombramientos. El PRI, PAN y PRD en el Senado de la República, con el método conocido de cuotas y cuates, se olvidaron de tener cuando menos el cuidado de elevar el perfil de capacidad, probidad e imparcialidad de los nombrados. Los senadores Gamboa, Herrera y Barbosa, coordinadores de sus fracciones, también son responsables de la creciente degradación de este órgano electoral.

Ahora, para salvar esta crisis de credibilidad, habrá que realizar lo que en los primero años del mandato del presidente Zedillo se hizo con los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: lograr que se vayan y nombrar a nuevos magistrados, de lo contrario la certidumbre del proceso estará en entredicho.

Mail: renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Tw: @renearcemx

Imprimir

Comentarios