Más debate de propuestas, menos “dimes y diretes” - Ma. del Rocío Pineda Gochi | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 18 de Abril, 2018
Más debate de propuestas, menos “dimes y diretes”  | La Crónica de Hoy

Más debate de propuestas, menos “dimes y diretes”

Ma. del Rocío Pineda Gochi

El 8 de septiembre del año pasado inició formalmente el Proceso Electoral 2018. De acuerdo al Instituto Nacional Electoral, esta contienda pone en juego más de 3 mil 400 cargos de elección popular a nivel local y federal. Afortunadamente, hemos visto con mucho agrado que en el desarrollo de cada una de sus etapas ha aumentado de manera considerable el interés y el intercambio de opiniones de la ciudadanía, sobre las determinaciones de las autoridades electorales, la selección de candidatos, las precampañas, las campañas internas, las pugnas entre partidos, las prerrogativas, la publicidad, etc.

Dicho aumento se puede atribuir a que la sociedad mexicana está cada vez más informada y que el acceso a los diferentes medios de comunicación nos permite tener mayores y mejores elementos de análisis. Sin duda, cuando una sociedad está más informada de los asuntos públicos, existe mayor conciencia política y mayor participación electoral —que en nuestro país es lamentablemente baja—.

Sin embargo, cuando el exceso de información rebasa nuestra capacidad de discernir y de tener la certeza de que es veraz y oportuna, se pierde la objetividad y se vuelve difícil normar un criterio.

Con la llegada de la oferta política a las redes sociales se abrió un espacio virtual para el debate, la difusión de información, la publicidad y la cobertura informativa, que aunado a los más de cerca de 56 millones de spots electorales en radio y televisión, no hay manera de no estar informado sobre las propuestas y las actividades de los candidatos.

Desafortunadamente, esta era de “máxima cobertura informativa” ha dejado de lado el debate de las propuestas concretas, del conocimiento de los problemas del país y de las posibles soluciones, y ha privilegiado la desinformación, la denostación y el engaño. Una guerra sucia que sólo confunde, divide y descalifica para posicionar a toda costa una idea que convenga a intereses personales.

Si nuestro criterio parte de las ocurrencias mediáticas, de los comentarios de pasillo, de los dichos sin argumentos, corremos el riesgo de asumir como ciertas propuestas “campañeras” irrealizables, inviables y utópicas.

No podemos dejar pasar esta gran oportunidad que se abre para la democracia mexicana, de informarnos y de exigir a los próximos gobernantes objetivos y metas razonables. Todos sabemos de los grandes rezagos, las desigualdades y los problemas estructurales, definitivamente, no se van a resolver con buenas intenciones.

Traduzcamos este interés y esta mayor conciencia política conociendo las plataformas de campaña que registraron los partidos políticos. Centremos nuestros debates en las propuestas electorales, y no en los “dimes y diretes”. Desarrollemos la capacidad de filtrar información objetiva y no alimentemos la polémica con información falsa. En la medida que exijamos debate de ideas, explicación y argumentos, tendremos claridad sobre cada una de las propuestas de los candidatos, de sus conocimientos y capacidades, y principalmente, contaremos con elementos para decidir sobre la idoneidad de nuestros futuros gobernantes.

Senadora de la República

Michoacán de Ocampo

@RocioPinedaG

Imprimir

Comentarios