Dolor de rodillas, problema que aqueja a los adultos mayores | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 18 de Abril, 2018

Dolor de rodillas, problema que aqueja a los adultos mayores

Hacer una buena rutina de ejercicio puede evitar padecer enfermedades relacionadas con las rodillas.

Dolor de rodillas, problema que aqueja a los adultos mayores  | La Crónica de Hoy
Es común que con el paso del tiempo se desgasten

Tener la facilidad de moverse libremente por doquier puede significar para muchos algo natural del cuerpo, una especie de proceso automático que realizamos entre muchas otras articulaciones gracias a las rodillas, en las que pocas veces reparamos y no les damos el cuidado y la importancia necesaria,  pero ¿qué pasa cuando nuestra libertad de movimiento se ve afectada en un mundo que no para su curso? ¿Cuáles son las enfermedades y/o lesiones más comunes que las afectan?

“La rodilla es la articulación más grande de todo el cuerpo ya que une el fémur con la tibia, y se compone de ligamentos que dan estabilidad; por otro lado, los meniscos soportan carga axial entre otras funciones y el cartílago articular recubre la superficie de los huesos  y evita el roce entre los mismos, y los tendones realizan la función de extensión flexión. La rodilla es importante para realizar todas las actividades de nuestra vida diaria,  por lo  que está en constante roce, por ello es común que con el paso del tiempo se desgasten, lo que puede provocar que nuestra movilidad se vea afectada o que surjan enfermedades como la osteoartritis de rodilla”; destacó el Doctor Alfonso Pedro Sainos, especialista en Ortopedia y Traumatología del Hospital DioMed.

Las lesiones de rodilla que se presentan con mayor frecuencia se producen en los tejidos blandos, tales como los ligamentos, meniscos, cartílago articular y tendones.  Es posible que ante un alto impacto puedan producirse fracturas de fémur o de tibia, tal es el caso de la Osteoartritis que es la enfermedad degenerativa más común de las rodillas,  la cual se presenta con el paso del tiempo. Al desgastarse, el cartílago se deteriora y se pone áspero. Entonces, cuando hay movimiento, se siente dolor en la zona que no está protegida por el cartílago. Cuando el cartílago se desgasta por completo, los huesos se frotan uno contra otro, y para compensar la pérdida del mismo, los huesos dañados pueden comenzar a crecer y formar dolorosos espolones.

Y es que de acuerdo con datos recabados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 40% de las personas mayores de 70 años sufre osteoartritis de rodilla, lo que provoca que por lo menos el 80% tenga algún problema de limitación en sus movimientos. La misma Organización destacó que en México se calcula existan aproximadamente 9 millones de personas que sufren esta enfermad.

 

 

 

Dado que nuestras rodillas son una parte fundamental de nuestro cuerpo y teniendo como referencia los padecimientos mencionados en líneas anteriores, el Hospital DioMed te brinda algunos consejos para prevenir posibles lesiones:

 

  • Si realizas alguna actividad física, el calentamiento es fundamental, dedicar al menos 15 minutos a mover y estirar nuestros músculos nos ayudará a incrementar el flujo sanguíneo en la zona y con ello disminuir la probabilidad de sufrir alguna lesión.
  • Resulta indispensable caminar. Hazlo durante 30 ó 40 minutos con ropa cómoda, sin accesorios que estorben, invierte en unos buenos zapatos deportivos, que te brinden la comodidad y soporte que necesites.
  • Se recomienda  practicar la natación, puesto que es un excelente que ayuda a fortalecer las rodillas.
  • Es importante que la gente con sobrepeso realice alguna actividad física ya que sus rodillas tienen que cargar más peso lo que puede derivar en una lesión.
  • Por su anatomía y las complexión de la cadera, se sabe que las mujeres tienen una disposición mayor a la de los hombres a sufrir estos inconvenientes, lo cual puede generar desestabilización en las rodillas, por ello, ellas deben prestar mayor atención a los ejercicios que hacen e incluir rutinas de reforzamiento para la zona y con ello mejorar la estabilidad en la cadera.

 

 

Imprimir