Presentan reformas a estatutos de la Academia Sueca: habrá renuncia real | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 19 de Abril, 2018

Presentan reformas a estatutos de la Academia Sueca: habrá renuncia real

El rey Carlos XVI Gustavo anunció los cambios, que incluyen cese de quien no participe durante dos años en las actividades. Sin quórum para definir ganador del Nobel 2018

Presentan reformas a estatutos de la Academia Sueca: habrá renuncia real | La Crónica de Hoy
Sara Danius, secretaria permanente, presentó su renuncia.

La crisis provocada por las denuncias de acoso sexual y filtración de los ganadores del Nobel de Literatura derivaron ayer en una reforma de los estatutos de la Academia Sueca, con la cual se permite la renuncia real de sus miembros, en medio de la crisis que atraviesa.

Este cambio fue anunciado ayer por  El rey Carlos XVI Gustavo, protector de la Academia Sueca, tras la sacudida que vivió la institución en días pasados, cuando cinco académicos abandonaron su asiento —entre ellos la secretaria permanente, Sara Danius—. Sin embargo, esta renuncia es simbólica, y solo tiene efectos en que los “retirados” no pueden participar en votaciones y actividades, ya que la pertenencia a la institución es de por vida y sólo se eligen nuevos miembros cuando muere alguno.

Los efectos de esta crisis en el seno de la Academia Sueca, señalan los analistas, ponen en duda su funcionamiento, porque ahora sólo hay  11 de sus 18 asientos ocupados (se suman otras dos personas que se rebelaron contra la institución hace años por otros motivos), lo que le dificulta sus trabajos para definir la lista final de candidatos al Nobel de Literatura 2018.

La primera etapa de esta crisis, fue la denuncia de acoso sexual contra el dramaturgo francés Jean-Claude Arnault, estrechamente vinculado a la Academia Sueca. La siguiente fueron los señalamientos que se habían filtrado los nombres delagunos ganadores de Nobel.

La tercera es una lucha generacional y estética: estos factores conllevaron a las dimisiones de de Klas Östergren, Kjell Espmark (el segundo académico más veterano) y Peter Englund (ex secretario permanente). Estas renuncias fueron criticada por el exsecretario Horace Engdahl, que les llamó “malos perdedores” públicamente, airando los problemas internos por los que pasa el grupo. Y las dimisiones recientes fueron de la secretaria permanente Sara Danius, encargada de anunciar el Nobel de Literatura, y la de la propia Katarina Frostenson, centro de la polémica. “La Academia quería que abandonara mi puesto como secretaria permanente”, señaló Danius ante la prensa.

Los estatutos de la institución fundada en 1786 no incluyen referencias a cómo dejarla por deseo propio, una opción “natural”, señaló en un comunicado la Casa Real, que alude a que la cifra de miembros que no participan ahora compromete “de forma grave” su funcionamiento e impiden una “reconstrucción necesaria”.

Solo once de los 18 asientos de la academia están ocupados —otros dos académicos la dejaron con anterioridad—, uno menos de los necesarios para elegir nuevos miembros y tomar decisiones, como las relativas al Nobel de Literatura.

“Es un punto de partida que se da por supuesto en el derecho sueco e internacional que quienes no quieran ser miembros de una asociación tengan la posibilidad de renunciar. Eso debe valer también para la Academia Sueca”, afirmó el rey en el comunicado.

La reforma, que la Casa Real había insinuado ya hace unos días, implicará también que se considerarán fuera de la institución a quienes no participen en sus actividades durante dos años.

Imprimir