Ernesto Contreras invita a soñar en otro idioma con emotiva historia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 19 de Abril, 2018

Ernesto Contreras invita a soñar en otro idioma con emotiva historia

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

“Por hablar esta lengua muchos se burlan o te ponen apodos, o incluso te dicen que solo los indios hablan ese idioma, y aquí la palabra indio para algunas personas es un insulto, un símbolo de humillación”, dijo en el 2013 el hijo de Manuel Segovia, quien junto a Isidro Velázquez, eran las únicas dos personas que hablaban el idioma zoque-ayapaneco, de una región llamada Ayapa, en Tabasco.

Cuando se dio a conocer la historia tenían 69 y 75 años, y el hijo de ellos mencionaba que una de las causas de la desaparición se dio sobre todo por la discriminación que sufrían y sufren sus hablantes y que el riesgo mayor de la desaparición era que los dos hablantes se rehusaban a hablarlo entre ellos.

Esta historia fue descubierta por el productor holandés Raymond Van der Kaaij, en Grecia, mientras se encontraba en el Festival de Cine de Salónica: “Él vio en su computadora una nota de un periódico sobre México, que era sobre los dos últimos hablantes de ayapaneco, en una región de Tabasco y que no se dirigían la palabra. A él le pareció muy interesante y esa misma noche conoció a mi hermano Carlos Contreras, que estaba presentando Las oscuras primaveras y en su conversación hicieron un click, por lo que decidieron comenzar a desarrollar el proyecto y poco después me invitaron para sumarme como director”, recuerda Ernesto Contreras, en entrevista con Crónica, a propósito del estreno de Sueño en otro idioma, el filme inspirado en esa historia.

“Conforme nos fuimos adentrando al tema de por qué una lengua desaparece, nos enteramos de que puede ser por dominio cultural, por presión social, por presión religiosa, por discriminación o migración, y eso nos abría un espectro de posibilidades para contar la historia pero no solamente sobre la lengua y un estudio antropológico, sino que fuera de personajes con culpas, secretos y pendientes del pasado, y eso nos da la oportunidad de hablar de la identidad, la diversidad, la aceptación y el amor”, enfatizó el realizador.

La película se vio por primera vez en el 2017, en el prestigioso Festival de Sundance, en donde conquistó el Premio del Público, y en el cual hace poco más de 10 años estrenó su ópera prima Párpados azules. Desde aquel filme, ha explorado otras facetas como el documental Seguir siendo: Café Tacvba (2010) y el aclamado drama sexual de Las oscuras primaveras (2014).

“Como director, lo que más me ha interesado es probar diferentes cosas. Distintos géneros cinematográficos, tonos y ritmos, en este caso. Uno sabe de repente cuando tiene la necesidad de hacer tal o cual proyecto, y en este caso fue una apuesta a algo más luminoso y esperanzador, para que la gente pueda reír, se pueda conmover y llorar. Necesitaba de esta película (Sueño en otro idioma) para poder seguir creciendo”, expresó.

“Cada película es un viaje distinto, aunque la temática de alguna manera fuera relacionada en cuestión de encuentros y relaciones entre diferentes personas. En Las oscuras primaveras se dio un proceso completamente distinto, y eran temas más densos, y ahora con Sueño en otro idioma yo quería algo más luminoso, más optimista, en lo que los personajes pudieran reír, cantar y pasarla bien, enamorarse”, agregó.

Sueño en otro idioma es una película entrañable, que desafía la concepción de la espiritualidad y condena el condicionamiento y adoctrinamiento religioso con la historia de dos hombres mayores, Evaristo e Isauro, peleados desde la juventud posiblemente por causas sentimentales y que el destino les da la oportunidad de reconciliarse gracias a la ayuda de Martin, un joven lingüista que va a buscarlos porque son los únicos que hablan el idioma zicril y él busca rescatarlo.

“Es una película que habla sobre una milenaria lengua indígena que está a punto de desaparecer porque sus dos últimos hablantes se pelearon muchos años atrás y llega un joven lingüista que trata de hacer un registro de esta lengua y se encuentra con que estos viejos no pueden ni verse. La película habla sobre cómo reconstruir esta relación”, destacó el realizador.

“Yo planteaba la construcción de un universo particular para poder contar esta historia. De tal forma, que me encontré con la selva y con ella también recordar mi infancia, yo nací en Veracruz, en el puerto, y me acuerdo de mis viajes a Catemaco y recuerdo los verdes, las montañas, la selva… con esa mirada quería ver la historia de esta película”, añadió.

El filme, que se estrenará el 20 de abril con 150 copias, cuenta con la participación de Fernando Álvarez Rebeil, José Manuel Poncelis,  Eligio Meléndez,  Fátima Molina, Juan Pablo de Santiago, Hoze Meléndez y Norma Angélica.

A la fecha el zoque-ayapaneco es una de las 10 (de una lista de 64), variantes lingüísticas que están en un alto riesgo de desaparecer en México.

Imprimir