Arremeten Barrales y Mikel... Claudia aguanta | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 19 de Abril, 2018

Arremeten Barrales y Mikel... Claudia aguanta

Aspirantes al Gobierno de la CDMX coinciden en que el problema de desabasto de agua, seguridad y movilidad azotan a los capitalinos ◗ Destacan propuestas como policía de barrio, acuaférico en Iztapalapa, extensiones al Metro y Metrobús y ampliación de red de cámaras de vigilancia

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Se realizó ayer el primer debate entre los candidatos a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, y, tras el ejercicio, la competencia entre los aspirantes con mayor aceptación en las encuestas —Claudia Sheinbaum (Morena), Alejandra Barrales (Frente) y Mikel Arriola (PRI)—, se mantiene igual.

Lo que se observó ayer en las instalaciones de Canal 11 fueron ataques de la segunda y el tercero en las preferencias —­Barrales y Arriola— en contra de la puntera Sheinbaum; sin embargo, la morenista resistió los embates.

El que tuvo una actitud distinta fue el representante del Partido Humanista, Marco Rascón, quien utilizó recursos literarios en sus ataques políticos y hasta leyó poesía. En contraste, Lorena Osornio, la candidata independiente y nuera de Alejandra Barrios, se desplomó por sus trastabilleos y por sus nulas propuestas en el debate.

Mariana Boy (Partido Verde) y Purificación Carpinteyro (Nueva Alianza) se dedicaron, ambas, a criticar a Barrales y a Sheinbaum, pero también dieron algunas propuestas, como ligar cámaras de vigilancia con las de las casas (Boy) e instalación de concreto permeable para captación de agua pluvial (Puri).

Durante el debate hubo propuestas varias: quien prometió acuaférico en Iztapalapa, quienes compitieron por ofrecer kilómetros y kilómetros de Metro, quien propuso autobús exprés en el Segundo Piso. Y más, como miles de videocámaras, transporte gratuito a estudiantes, tarjeta única para todo el transporte público, no criminalizar la mariguana, justicia de barrio y jueces de proximidad.

A Sheinbaum la responsabilizaron de varias cosas. Barrales la acusó de desatención ante la desgracia del Colegio Rébsamen; Arriola, de irregularidades en la delegación Tlalpan durante su mandato —inseguridad y corrupciones—, de tapar a su compañero morenista Rigoberto Salgado, exdelegado de Tláhuac; ambos, de solapar las anomalías en el Segundo Piso del Periférico —cuando fue secretaria de Medio Ambiente— y ser escogida (por dedazo) por Andrés Manuel López Obrador.

A su vez, la exdelegada de Tlalpan aseguró que el Gobierno de Miguel Ángel Mancera “nos dio la espalda”, y que su administración “hizo de la capital un negocio privado”.

Mientras Sheinbaum criticó que la inseguridad empeoró desde 2012, “llenaron el Gobierno de rufianes, regresó la corrupción y con ello regresó la colusión con el crimen”.

Se comprometió a que ya no habrá violaciones al uso de suelo y privatizaciones del espacio público; afirmó que durante la actual administración dejó de atenderse el mando único.

“Lo primero que hay que hacer es retomar el control desde la Jefatura de Gobierno. Voy a llegar a las 7 de la mañana y voy a tener al Secretario de Seguridad Pública y al Procurador de Justicia. Y ahí vamos a tomar las decisiones”.

Y le respondió a Mikel con un contraataque: “La ciudad no es retrógrada”. En tanto que a Barrales le dijo que era “vil” utilizar la tragedia del Rébsamen como parte de la campaña electoral.

En tanto que Barrales, quien inició su participación presumiendo su trayectoria en el servicio público, aseguró que “soy producto de la cultura del esfuerzo”.

Recibió ataques por sus propiedades, por no poder comprobar sus ingresos y por ser la candidata de los partidos que olvidaron a los ciudadanos y que dieron paso al retorno de la corrupción.

La candidata del Frente afirmó que ha entregado buenas cuentas en sus encargos como funcionaria; además defendió el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Indicó que además de generar miles de empleos, en los terrenos que quedarán vacios construirá una segunda Ciudad Universitaria y un bosque similar al de Chapultepec.

Aprovechó para atacar a Sheinbaum: “Está reprobada como secretaria de Medio Ambiente”, y explicó: “Llenó de cemento la Ciudad”, con obras como la del Segundo Piso.

Mikel Arriola aprovechó parte de su tiempo para asegurar que Sheinbaum es la candidata de los narcodelegados y Barrales, del frente inmobiliario.

Se comprometió a meter a la cárcel a los delegados que vendan las pipas de agua, así como a los que otorgan permisos de construcción indebidos.

Anunció la construcción de un acuaférico en Iztapalapa.

Se autonombró como el candidato de la familia y los valores, planteó regular las marchas, sus horarios y que pedirá a los protestantes limpiar las vías por donde pasaron.

A su vez Marco Rascón, arremetió contra el priista. Le dijo que era “una regresión inspirada en Díaz Ordaz”; además lo acusó de misoginia: aseguró que crítica a las candidatas por ser mujeres.

Llamó a terminar con la era Giuliani, (en referencia al exalcalde republicano de Nueva York que AMLO contrató en materia de seguridad), propuso implementar la policía de barrio y advirtió que la “seguridad no es cuestión de cámaras”.

La transmisión en señal abierta (Canal 11) fue interrumpida en dos ocasiones para dar paso a spots publicitarios del Instituto Nacional Electoral, sobre los candidatos a la Presidencia de la República.

Imprimir