Pacto por la Primera Infancia: compromiso para el futuro de nuestro país - Diva Hadamira Gastélum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 19 de Abril, 2018
Pacto por la Primera Infancia: compromiso para el futuro de nuestro país | La Crónica de Hoy

Pacto por la Primera Infancia: compromiso para el futuro de nuestro país

Diva Hadamira Gastélum

Imposible no abordar un tema tan importante y por el que hemos luchado mucho: los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes.

Recordemos que es la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), el primer instrumento internacional que establece sin excepción alguna que niñas, niños y adolescentes tienen derechos fundamentales y su cumplimiento es obligatorio; no nada más para nuestro país, sino de manera internacional.

En México, los derechos de la niñez y la adolescencia están respaldados por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tratados internacionales y demás leyes aplicables, como es la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, misma que marca una nueva etapa para la infancia y la adolescencia, donde gobierno y sociedad trabajan conjuntamente para garantizar sus derechos.

Para nadie es desconocido que tuvieron que pasar 25 años para reformar dicha ley, que garantiza la protección de más de 40 millones de éstos y los reconoce como titulares de derechos, dignidad, perspectiva biológica, psicológica y emocional bajo los principios rectores del interés superior de la niñez.

Sin duda, México ha contado con significativos avances en materia de derechos de la infancia y adolescencia; sin embargo, aún existen importantes brechas de desigualdad, discriminación y violencia contra este importante sector de la población.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública y el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (UNICEF), en México, el 82 por ciento de las niñas y niños de entre tres y cinco años se desarrolla a un ritmo adecuado para su edad; no obstante, factores como la pobreza, la desnutrición o la falta de asistencia al preescolar pueden afectar su desarrollo integral.

Cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), indican que uno de cada dos niñas, niños y adolescentes se encuentra en situación de pobreza y dos de cada diez en pobreza extrema.

La Encuesta Intercensal, 2015, muestra que dos de cada diez menores de cinco años presentan desnutrición crónica, principalmente viviendo en zonas rurales. Asimismo, sólo el 31 por ciento recibe leche materna como único alimento durante sus primeros seis meses de vida (Unicef, 2016).

En materia educativa, más de 4 millones de menores no asisten a la escuela y más de 600 mil se encuentran en riesgo de dejarla (Inegi, 2015). 

Para nadie es desconocido que México es un país de tránsito y destino en migración e inmigración, pero el tema de los menores no acompañados es una problemática urgente de atender; y es que el UNICEF registró a 100 mil menores no acompañados en la frontera de México y Estados Unidos entre 2015 y 2016, procedentes en gran medida de El Salvador, Guatemala y Honduras. Estimando que más de 16, mil niñas y niños se encuentran sometidos a esclavitud sexual.

De igual manera, el trabajo y la explotación infantil que viven a diario más de dos millones de este importante sector de la población, mismo que llega a privarlos de su derecho a la educación, a su desarrollo físico, psicológico e integral y sobre todo a la realización de sus sueños.

Nuestro país no puede seguir rezagado en un tema tan valioso e importante como lo es el desarrollo integral de la niñez y adolescencia mexicana. Por ello, celebro que el reconocimiento de los derechos fundamentales de la niñez y adolescencia sea uno de los temas prioritarios para los candidatos y la candidata a la Presidencia de la República.

Hace unos días se llevó a cabo la firma del Pacto por la Primera Infancia, iniciativa de más de 300 organizaciones de la sociedad civil que hace un llamado a autoridades de los tres niveles de gobierno a integrar como tema prioritario en la agenda nacional a la Primera Infancia.

Este Pacto compromete a autoridades y sociedad civil a priorizar los derechos de la niñez temprana y solucionar las problemáticas de impacto social que impiden su crecimiento y desarrollo integral.

Son diez compromisos que garantizan un mejor presente y futuro de la niñez mexicana:

Disminuir a 45 por ciento el porcentaje de niños y niñas menores de seis años que viven en pobreza.

Reducir a 9 por ciento la desnutrición crónica y a 17 por ciento la anemia en menores de 5 años.

Incrementar la lactancia en la primera hora de vida al 75 por ciento y la lactancia materna exclusiva en menores de 6 meses a 45 por ciento.

Lograr que al menos siete de cada diez menores de un año reciban las vacunas que les corresponden.

Detectar de manera oportuna la discapacidad e incrementar en 20 por ciento la cobertura de educación y salud para los niños y niñas menores de cinco años con discapacidad.

Incrementar a 90 el porcentaje de niños con un desarrollo infantil adecuado, a 50 por ciento la cobertura de evaluación del desarrollo, y disminuir 10 por ciento las brechas de desarrollo entre ricos y pobres.

Asegurar que tres de cada diez niñas y niños menores de tres años participen en programas de Desarrollo Infantil Temprano, y que el 80 por ciento de los mayores de tres reciba educación preescolar de calidad.

Que cuatro de cada diez familias con niñas y niños menores de seis años participen en programas de habilidades parentales/prácticas de crianza en cualquiera de sus modalidades.

Lograr el registro oportuno del 90 por ciento de los niños y niñas.

Avanzar en la erradicación de todas las formas de violencia contra la infancia al disminuir en 20 por ciento el maltrato infantil y en 50 por ciento la violencia sexual y los casos de desapariciones de niños y niñas menores de 6 años.

Sin lugar a duda, estos compromisos deben estar implícitos en los planes estatales, programas, políticas públicas, pero sobre todo, en el Plan Nacional de Desarrollo. Acciones que se traduzcan en hechos contundentes.

Un país que se prepara con las nuevas generaciones, es un país que está en el camino correcto.

Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género de la Cámara de Senadores

@DivaGastelum

 

Imprimir

Comentarios