Jerry Brown

El gobernador de California se ha convertido en la auténtica bestia negra del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Ayer confirmó que desplegará agentes de la Guardia Nacional, pero no para arrestar a inmigrantes, pese a la amenaza del republicano de castigar a su estado recortando fondos federales. El demócrata californiano no se deja intimidar y está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias legales para defender a los inmigrantes de la agresiva política xenófoba del inquilino de la Casa Blanca.

Imprimir

Comentarios