Ciudad

AMLO y Batres opacan a Sheinbaum en Milpa Alta

Durante un acto proselitista en la demarcación, los líderes nacionales robaron los reflectores y restaron fuerza a la aspirante a la CDMX

Habitantes de los pueblos de la delegación Milpa Alta se dieron cita en punto de las 14:30 horas en la explanada de la demarcación, a pesar de que el sol quemaba la piel en cuestión de segundos.

El calor (27 grados) no causó mella en las personas de la tercera edad, quienes esperaron dos horas y media a que llegara al lugar Claudia Sheinbaum, candidata a la Jefatura de Gobierno; Andrés Manuel López Obrador, aspirante a la presidencia de la República; Flor Ivonne Morales, asambleísta y candidata al diputada federal; Martí Batres, candidato al Senado, y Citlalli Hernández, asambleísta y candidata al Senado.

Al costado izquierdo del escenario, militantes del Partido Encuentro Social (PES) colocaron un muñeco inflable de tres metros de alto de la figura del Peje

Los niños se secaban el sudor que corría por sus mejillas y con desesperación le decían a sus madres que se fueran del lugar por el fuerte calor que sentían.

“Que te calles, nos vamos hasta que esto termine, ya siéntate y estate quieto”, regañó la mujer a un pequeño de siete años.

En punto de las 17:00 horas, Claudia Sheinbaum, candidata de la coalición Juntos Haremos Historia, caminó entre la gente que la esperaba.

A pesar de que la mayoría esperaba a AMLO y a Martí Batres, algunos aprovecharon para saludarla, mientras ella besaba las manos que alcanzaban a tocarle el hombro o un brazo. 

El líder morenista dejó que la candidata a la Ciudad de México diera su discurso político primero; sólo hondearon algunas banderas. 

Su mensaje bastó para que en ocho minutos algunos de los hombres y mujeres sentados bajo el fuerte sol comenzaran a dormirse, a ratos despertaban al escuchar el nombre de Andrés Manuel y echaban porras con fuerza. 

“El 1 de julio vamos a ganar, tanto la Ciudad como el país, se los aseguro”, lanzó Sheinbaum Pardo. 

A lo lejos una mujer de aproximadamente 70 años con un suéter morado escuchaba con atención y mientras sus compañeros se cubrían con chamarras el sol, ella veía detenidamente a la exdelegada de Tlalpan como si el calor no le afectará. 

Mientras las gotas de sudor bajaban por su frente, ella pedía como si estuviera rezando que el Peje y Claudia ganaran las elecciones. 

“Primero Dios, rezo por ustedes para que ganen. Claudia, tú vas a ganar”, decía la mujer. 

Debido a que la gente comenzaba a fastidiarse, Sheinbaum prometió construir la Escuela Superior de Agronomía e Ingeniería Forestal, lo cual provocó que todos la ovacionaran y gritaran su nombre sin parar. 

“Claudia amiga, el PES está en tu vida”, gritaron los militantes de Encuentro Social. 

Para evitar que sus seguidores volvieran a cerrar los ojos, lo siguiente en prometer fue destinar mil millones de pesos al campo, logrando que los hombres gritaran y brincaran de felicidad. 

“Bien Sheinbaum, confiamos en ti, tú lo vas a lograr y no nos dejarás solos”, dijo un hombre mientras se quitaba la gorra y la movía en círculos para que los políticos lograran verlo. 

Finalmente, se despidió asegurando que los lugares que hasta el momento ha visitado le han afirmado que están cansados del gobierno del PRD y PRI, ganándose una porra de los más de 2 mil 500 asistentes y de la tambora.

Imprimir