Mundo

Veintitrés mil médicos emigraron de Venezuela; escaparon de la crisis

Éxodo. La Federación Médica Venezolana ha expresado su preocupación por la fuga masiva de médicos, lo que representa una tercera parte de todos los del país (69 mil registrados), lo que está acelerando el colapso del sistema de salud en el país

Médicos en Caracas reclaman al régimen de Nicolás Maduro la falta de equipo y medicinas en hospitales.

Sin equipo para intervenciones quirúrgicas ni consultas básicas, sin medicamentos y sin un futuro para sacar a sus familias adelante, 23 mil médicos venezolanos escaparon en los últimos tres años de la pesadilla que vivían bajo el régimen de Nicolás Maduro, y muchos de ellos encontraron acomodo en países vecinos como Chile, Brasil, Colombia, Ecuador y Argentina, donde buscan ser adoptados como ciudadanos de esas naciones, destacan reportes de los periódicos estadunidenses El Nuevo Herald, The New York Times, la cadena Univisión, el diario venezolano El Nacional y el portal La Patilla.com.

De acuerdo con The New York Times, entre el éxodo de más de 4 millones de venezolanos que han dejado en los últimos cuatro años su país por causa del desabasto de productos de primera necesidad, alimentos, medicinas, al racionamiento de la electricidad y a la desbordada inseguridad, se encuentran al menos 23 mil especialistas del sector salud que por ahora han dejado atrás su nacionalismo para aventurarse en busca de un mejor porvenir para sus familias.

Los galenos, con especialidades en medicina familiar, pediatría, psicólogos, dietistas, dentistas y cirujanos dicen estar dispuestos a buscar acomodo en cualquier país de América Latina, menos en Cuba, donde la dictadura de los hermanos Fidel y Raúl Castro es lo mismo de lo que pasa en Venezuela, con el personal de salud que es explotado y con salarios que no superan los 30 dólares al mes, por lo que muchos estiman que mientras encuentran empleo en alguna clínica u hospital del continente o en Europa, podrían sumarse a misiones humanitarias o de apoyo como Médicos Sin Fronteras (MSF).

PREOCUPACIÓN. La Federación Médica Venezolana ha expresado su preocupación por la fuga masiva de médicos, 23 mil en los últimos tres años, lo que representa una tercera parte de todos los del país (69 mil registrados), lo que está acelerando el colapso del sistema de salud en el país, donde además sigue sin control la grave escasez de medicamentos e insumos, destaca el periódico El Nuevo Herald.

Además de la crisis de equipo y medicinas, los médicos venezolanos simplemente llegaron a la conclusión de que no se puede trabajar en esas precarias condiciones, y menos con un salario que en muchos casos es inferior a los 10 dólares mensuales, mismos que no alcanzan para nada.

Según el periódico venezolano El Nacional, los vacíos que han estado dejando los médicos en los distintos centros de salud del país es notorio, al grado de que muchas clínicas y hospitales ya se ven como “edificios fantasma”, muchos de ellos con racionamiento de electricidad y donde sólo se ve deambular a pacientes en busca de alguien que pueda atenderles y darles algún remedio para su mal.

La otra cara de la moneda se percibe en el vecino país Colombia, donde decenas de venezolanos que cruzan para comprar sus alimentos aprovechan para buscar en algún centro de salud atención médica y medicinas para sus enfermedades.

PAÍSES. El diario El Nacional refiere que incluso se han observado en hospitales colombianos a venezolanos que han llenado las salas de urgencias con camillas en los pasillos, lo que exhibe la grave crisis que se vive con el régimen de Maduro, que insiste en que todo es mentira y que no hay escasez en Venezuela.

Un reporte de la agencia Associated Press reveló que durante el 2017, centros de salud de Colombia brindaron atención médica a 25 mil venezolanos que cruzaron al vecino país, ya que en su país no hay ni aspirinas para tratar una calentura o un dolor de muelas.

Frente a este panorama, el Ministerio de Salud de Colombia estima que si la situación empeora en el país petrolero, el número de atención a inmigrantes venezolanos podría rebasar los 50 mil durante el 2018, tan solo en ciudades de la frontera entre ambos países.

Sin otra opción y obligados por la necesidad de buscar el sustento y un mejor futuro para sus familias, de los 23 mil médicos venezolanos que huyeron de su país, al menos 8 mil ya han encontrado acomodo en países vecinos, como en Chile, donde según medios locales, al menos 2 mil médicos ya trabajan en clínicas públicas y otros en privadas, además de que hay mil 850 más en una lista de espera. El periódico El Nuevo Herald señala que en Colombia al menos 2 mil 350 médicos ya tienen trabajo en esta nación, lo mismo que mil 664 en Ecuador. En Argentina, según la prensa local, también está recibiendo a los médicos venezolanos, pero aún no hay un registro oficial de cuantos ya trabajan para hospitales públicos. Brasil también ya tiene especialistas venezolanos de la salud brindando atención en hospitales, pero no ha aportado cifras.

OPCIONES. A pesar de la angustiante escasez de medicamentos en Venezuela, el régimen de Maduro ha obstaculizado en varias ocasiones la ayuda internacional para el envío no solo de medicinas, sino de alimentos, ya que al aceptarlos estaría admitiendo la existencia de una crisis en el país, refiere la cadena Univisión.

Mientras la falta de médicos y de medicinas se agudiza en Venezuela, ciudadanos con algunos padecimientos no graves han echado mano de remedios caseros para tratar de solucionar o calmar sus males, e incluso ante la falta de dinero para adquirir frutas o verduras para éstos han recurrido a buscar entre la basura, según reportes del portal venezolano LaPatilla.com.

Los venezolanos incluso intercambian remedios en las redes sociales para tratar de salir al paso de la falta de médicos y medicamentos.

Remedios caseros

Agua de hoja de mango para bañar el cuerpo cuando se está adolorido.

Baño de avena para calmar la irritación o la dermatitis.

La piña y la papaya son anti-inflamatorios y se pueden comer en cantidad cuando se está recuperando de una cirugía.

Comer manzanas ayuda a parar la diarrea.

Un baño de vapor con hojas de eucalipto ayudan a descongestionar el pecho o la nariz.

Un licuado de pepino con semillas de cilantro ayudan a descongestionar el pecho.

Gárgaras de nariz con agua salada para las infecciones paranasales.

Té de anís estrellado contra los gases.

Vinagre untado contra las picaduras de abeja.

Comer guayaba contra la anemia.

Jenjibre para combatir la náusea del embarazo.

Imprimir