Mundo

Ortega ofrece diálogo a manifestantes, pero militariza las calles de Nicaragua

Cuatro días de protestas contra el alza de impuestos para la seguridad social en el país han dejado 10 muertos y decenas de heridos, reportan medios locales

Mientras tropas del ejército custodian las calles de varias ciudades de Nicaragua, manifestantes siguen siendo reprimidos durante sus quejas contra las políticas del régimen.

Después de cuatro días de manifestaciones reprimidas, lo que ha dejado 10 muertos y más de un centenar de heridos, el régimen nicaragüense de Daniel Ortega se comprometió a dialogar para tratar de frenar las protestas por su intención de aumentar los impuestos de la seguridad social en el país. Sin embargo, horas después de ofrecer esta negociación, ayer envió tropas del ejército a varias ciudades, entre ellas Estelí, al norte de Managua, uno de los principales focos de las movilizaciones, reportaron medios internacionales.

La prensa independiente local informó que soldados del ejército fueron desplegados durante la madrugada en las afueras de la Alcaldía de Managua para proteger esas instalaciones.

Los militares también fueron desplegados en la ciudad de Estelí, 149 kilómetros al norte de Managua, donde custodian instituciones públicas.

AFECTACIÓN. El régimen de Ortega denunció el viernes la destrucción parcial o total de edificios estatales o del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), supuestamente provocados por manifestantes que rechazan el mandato del mandatario.

Sedes como el Ministerio de la Juventud en Managua, la Biblioteca Pública de Nueva Guinea, el estatal Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) en la ciudad de León, la casa del FSLN en Masaya, así como la oficialista Nueva Radio Ya, están entre los edificios que fueron atacados, según la denuncia oficial.

Anibal Toruño, director de la opositora Radio Darío en la ciudad de León, también denunció que su emisora fue quemada durante la noche.

INTIMIDACIÓN. “Desde ayer (viernes) el régimen ejecutó una estrategia de sacar pandilleros para disparar, a quemar y a hacer todo tipo de vandalismo, como la quema de Radio Ya, la quema del CUUN, un falso ataque al INSS central, las amenazas a personas en el parque de la Biblia y disparos a sus propios locales en distintos lugares del país”, denunció ayer Dora María Tellez, opositora al gobierno.

“Todo para justificar la salida del ejército a las calles en ánimo intimidatorio”, continuó la exguerrillera sandinista Tellez.

Nicaragua amaneció ayer con restos de llantas quemadas, piedras y escombros en las calles, y con policías antidisturbios en el sector de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) y la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), en Managua.

ANTECEDENTE. La violencia que inició el pasado miércoles cobró ya 10 vidas, a los que se suman más de un centenar de heridos, según reportes oficiales y de la Cruz Roja.

El detonante de la crisis fueron las nuevas medidas de la seguridad social, que aumentan la cuota patronal y laboral, y además establece una cotización de 5 por ciento para los jubilados de por vida.

 

Imprimir