Espectáculos

Allison Mack, exprotagonista de la serie Smallville, es acusada de tráfico sexual

La actriz era la segunda al mando de una empresa paraguas llamada Nxivm.

Mack, de 35 años, es presuntamente responsable de tráfico sexual y de conspirar para obligar a personas a realizar trabajos forzados. En un comunicado, el fiscal del distrito este de Nueva York, Richard P. Donoghue, explicó que la actriz “reclutó a mujeres” para que se unieran a un supuesto grupo de tutoría femenino “creado y liderado” por Keith Raniere, acusado de los mismos cargos.

Raniere, de 57 años, llevaba dos décadas impulsando supuestos programas de autoayuda bajo una empresa paraguas llamada Nxivm, de la que era fundador y que abarcaba centros operativos en Estados Unidos, México, Canadá y Sudamérica.

Según la fiscalía, Nxivm, establecida en el norte de Nueva York, seguía un esquema de estafa piramidal en el que se obligaba a los asistentes a tomar clases adicionales a mayor precio y a traer a otras personas para ascender de rango y obtener privilegios.

A Mack se le identifica en materiales disponibles al público como la cocreadora de un programa llamado The Source (La fuente), que reclutaba a actores, según las autoridades.

Raniere fue arrestado el 27 de marzo en una lujosa villa de México, a donde huyó el año pasado después de que The New York Times revelara las historias de mujeres que habían logrado dejar el grupo, que se calcula captó a unas 16,000 personas. Ese mismo día Raniere fue trasladado a Texas desde México y fue presentado ante un tribunal de Nueva York el pasado 13 de abril.

En 2015, Raniere formó una sociedad secreta dentro de Nxivm llamada DOS, acrónimo en latín para “Amo de las compañeras obedientes” o “El voto”, donde era el único hombre y el líder, mientras que Mack era “una de las mujeres en el primer nivel de la pirámide, inmediatamente después” de él.

DOS operaba con los rangos de “maestros” y “esclavas”, y se esperaba de estas últimas que reclutaran a otras nuevas, que estarían por debajo, y de las que se podrían aprovechar el resto de los superiores en la pirámide, encabezada por el fundador.

“Mack y otros maestros de DOS reclutaron a ‘esclavas’ diciéndoles que se unían a una organización sólo para mujeres, que las iba a empoderar y a erradicarles supuestas debilidades que, el currículo de Nxivm afirmaba, eran comunes en las mujeres”, señaló la fiscalía.

Además, la condición previa para unirse era aportar ciertas “garantías” de compromiso, entre las que se incluían información “altamente dañina” sobre amigos y familiares, fotografías de desnudos y derechos sobre las pertenencias del recluta.

A muchas esclavas se las marcó a fuego en el área pélvica con un símbolo que llevaba las iniciales de Ranieri durante ceremonias supervisadas por un maestro, que ordenaba a otra esclava que grabara el acto mientras el resto sujetaba a la víctima.

Según la acusación, Mack requirió directa o indirectamente a sus esclavas, entre ellas dos denunciantes no identificadas, que realizaran actos sexuales con Raniere. La actriz recibió una compensación financiera “o de otro tipo” a cambio de esos actos, que ellas realizaron por miedo a que se expusieran sus documentos comprometedores.

Imprimir