Guachupé se pone la camiseta con su público mexicano | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 21 de Abril, 2018

Guachupé se pone la camiseta con su público mexicano

Guachupé se pone la camiseta con su público mexicano | La Crónica de Hoy

Con tan sólo cuatro materiales discográficos, el cuarteto santiaguino llega a tierras aztecas para promocionar su más reciente álbum de estudio, titulado La vuelta por un día, lanzado en 2017, el cual contiene seis temas. Este disco es la primera entrega de una triada musical que la agrupación tiene pensado lanzar. Por ello, Robinson Acuña (primera guitarra, coros) y Nelson Alveal (batería, voces, coros) compartieron con Crónica sobre la esencia de Guachupé.

A casi dos décadas de trayectoria, Guachupé se ha consolidado como una banda dirigida por los ritmos de ska, cumbia, rock y funk, que ha logrado mantenerse al margen de “la pose” dentro de la escena musical, ya que ellos se reconocen como un grupo de personas comunes, que piensan y sienten igual que lo haría cualquier otra persona; es decir, jamás se han sentido atraídos por las pretensiones que el medio les pueda ofrecer, por el contrario, para ellos es muy importante que el público se identifique con ellos; ser vistos como iguales.

“Nunca fuimos una banda que tuviera mucha pretensiones de dejar de tocar en el subterráneo de la casa, entre amigos. Fue hasta el 2005 cuando Guachupé comenzó a salir del underground y empezó a tener una masividad; entonces creo que también eso es lo que nos ha servido”, comentó Nelson Alveal, baterista de la banda.

Fue justo con esa primicia que surgió la idea de usar un símbolo, algo fácil de identificar y que fuera un elemento que uniera a los integrantes del grupo con el público. Qué mejor símbolo que el futbol ­—si existe algo que huna a las personas, sin importar lo distintas que sean entre sí, es sin duda la pasión por el deporte—, el clásico fanatismo de una afición puede desatar la más violenta de las escenas o la más noble y solidaria de las acciones, capaces de reconocer el desempeño de sus contrincantes y respetar el resultado de un juego justo,; parece ser parte del emblema de estos chileno, quienes con el paso del tiempo entendieron que el ponerse la camiseta tiene múltiples significados más allá del simple acto de unificar a un equipo.

“Cuando aparece Guachupé para los medios, la industria en Chile había desaparecido, y nosotros éramos un gran equipo humano, entonces fuimos resolviendo todas las cosas que tenían que ver con la banda por nosotros mismos; de alguna manera desaparecieron los sellos discográficos pero de alguna manera, las virtudes del sello las teníamos nosotros y cuando llegaron las nuevas plataformas en internet, fueron super vertiginosas para nosotros, para el conocimiento de la banda. Así, cuando aparece Guachupé como una propuesta para el público, nosotros no sabíamos ni cómo vestirnos, nunca jugamos al glamur, nosotros siempre hemos sido muy común y corriente, ésa es una virtud de la banda, porque el público sentía empatía con eso, porque no toda la gente va de oro por la calle…”, dijo Nelson.

“Somos ajenos al estereotipo del rockstar”, interrumpió Robinson.

“Como teníamos muchos amigos, preguntamos cómo podríamos vestirnos y ellos nos sugirieron usar una camiseta de futbol”, continuó Nelson.

Esto generó que destacaran rápidamente, creando, de los uniformes futboleros, una marca característica de la banda, la cual los llevó, incluso, a contar con su propio uniforme, hecho por sus seguidores, quienes se identificaron con su música y no encontraron mejor forma de agradecer el compromiso y cercanía que Guachupé tiene con ellos, que obsequiándoles su propio diseño.

Ahora se alzan con esa bandera; la de la unión, el respeto, la solidaridad y la empatía; agradecidos por la lealtad que su numeroso público les ha ofrecido al pasar de los años, son conscientes de los cambios de una industria con la que les cuesta trabajo identificarse, pues ellos prefieren estar más cerca del público, que de los medios.

“De alguna manera, existen en el mundo musical dos escenas, una que viene apoyada en el mainstream, desde los medios, la prensa, tal vez músicos que alguna vez estuvieron en sellos, que aún siguen teniendo una fuerza más comunicacional que de convocatoria; por ejemplo, en Chile deben haber cuatro emisoras de radio importantes para públicos jóvenes que promueven cierto tipo de artistas, que en la práctica son artistas que no llenan salas ni de trecientas ni de cuatrocientas personas, pero crean una falsa expectativa en el público”, explicó Robinson.

“La otra escena es una escena under que se profesionalizó en est, se que quedó solo, mucha gente que circunda en ese espacio son profesionales; yo soy diseñador, Nelson estudió leyes, el bajista estudió cine; y así en todo ese ámbito hay un montón de gente que tiene cabeza, que pasó por las universidades. Entonces, de alguna manera es como, estamos solos, tenemos la oportunidad, se puede crear algo, se puede trabajar para comenzar a sacar algo y así”, agregó.

Guachupé tiene la satisfacción de haberse presentando para más de 40 mil personas en uno de los recintos más importantes de Chile, donde superaron sus propias expectativas, al empezar a notar el nivel de convocatoria que tienen pese a la poca difusión que han realizado, en comparación con otras bandas.

Y ahora apuestan a la “suerte” (como ellos dicen) de convocatoria con su nuevo disco, La vuelta por un día, el material con el que la banda retoma distintas temáticas sociales, luego de su producción anterior, El club del amigo, donde interiorizaron distintos aspectos emocionales por los que atravesaba la agrupación en aquel momento; ahora están listos para levantar la mirada y mirar a su alrededor.

Después de presentarse en algunos puntos del Estado de México y Querétaro, aún tienen una fecha pactada con su público mexicano hoy 22 de abril, en Toluca, donde compartirán escenario con la icónica banda argentina Los Auténticos Decadentes.

 

Imprimir