La Telenovela Trump - Manuel Gómez Granados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 22 de Abril, 2018
La Telenovela Trump | La Crónica de Hoy

La Telenovela Trump

Manuel Gómez Granados

Mientras en México nos preparamos para votar, en Estados Unidos, año y medio después de las desastrosas elecciones de noviembre de 2016, las lamentaciones por la decisión tomada por los electores no parecen tener fin. En esta ocasión ha sido el lanzamiento del libro del exdirector del Buró Federal de Investigaciones, James Comey, lo que ha vuelto a alborotar el avispero.  El texto, titulado en inglés A higher loyalty (Una lealtad superior) ofrece un recuento detallado de algunos de los momentos más difíciles en la relación entre Comey y Donald Trump, principalmente por la manera en que Trump intentó por todos los medios a su alcance evitar que se investigaran los detalles de los vínculos entre varios de sus colaboradores y distintos agentes y personeros del gobierno ruso de Vladimir Putin.

El libro como tal no ofrece nuevos datos sobre la presidencia de Trump o el tipo de decisiones que ha tomado. Su valor reside, en cambio, en que sistematiza mucha de la información que ya se sabía y permite conocer algunos detalles sobre la manera en que Comey percibe a Trump. Por ejemplo, lejos de considerar que Trump esté incapacitado por razones de edad o de tipo médico para ser el presidente de su país, Comey estima que es una persona muy capaz, que está en control de sus acciones y que la razón por la que no debería ser presidente de su país es por la pobreza moral de su carácter. Comey incluso llega a comparar a Trump con los jefes de la mafia neoyorquina, en el entendido de que, durante su carrera como fiscal, Comey debió enfrentarse a los verdaderos jefes de dicha mafia.

También ofrece detalles sobre el tipo de información que Vladimir Putin tendría de las parafilias sexuales de Trump. Ello coincide con los pasos dados por al menos dos examantes de Trump para liberarse de acuerdos de confidencialidad que les impedían hablar de sus relaciones con el ahora presidente, así como con la decisión del fiscal especial para el caso Trump, el exdirector del FBI Robert Mueller, de catear los domicilios de Michael Cohen, uno de los abogados de Trump y de requisar evidencia de esos domicilios.

Se trata de una situación mucho peor que la que vivió Richard Nixon en los setenta, porque con Nixon se sabía que el problema era exclusivamente político. En el caso de Trump, la situación es más confusa. Por una parte, está el asunto de sus vínculos con Rusia; por la otra, están las dudas sobre sus impuestos, además de la manera en que repartió dinero a un número desconocido de examantes para que guardaran silencio, la posibilidad de que existan hijos producto de esas relaciones y que se hayan pagado abortos como resultado de las aventuras sexuales de Trump. Todo ello resulta sumamente contradictorio cuando uno contempla la manera en que tele-evangelistas de EU, así como algunos líderes de distintas confesiones del cristianismo, insisten en hacer una defensa radical de Trump, por ser un defensor —dicen— de los valores de la familia tradicional.

No está claro qué ocurrirá de aquí en adelante en EU. Comey ha dicho que confía plenamente en el trabajo que hace Mueller. Lo único claro es que, a diferencia de lo que sucede en México, en EU la figura del presidente en funciones no es intocable. Trump empezará a rendir cuentas de sus actos este noviembre, cuando ocurran las elecciones intermedias que tienen como uno de sus elementos sorpresa la renuncia del líder republicano en la Cámara baja, Paul Ryan, quien seguramente sabe lo que le espera a su partido este año.

manuelggranados@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios