Insuficiencia respiratoria, prematurez y malformaciones, principales complicaciones neonatales | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 23 de Abril, 2018

Insuficiencia respiratoria, prematurez y malformaciones, principales complicaciones neonatales

Servicio integral oportuno que se ofrece a partir de que las embarazadas tienen riesgo.

Insuficiencia respiratoria, prematurez y malformaciones, principales complicaciones neonatales  | La Crónica de Hoy
Una buena atención protege la vida de madre e hijo

El Hospital de Especialidades de la Ciudad de México, ofrece atención integral a embarazos de riesgo y bebés con complicaciones.  

La Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad de México, informa que a través del Hospital de Especialidades “Dr. Belisario Domínguez”, se dispone de unidades especiales para las mujeres embarazadas de alto riesgo y de cuidados intensivos para los bebés prematuros, quienes por su situación, necesitan de la prioridad de la atención con tecnología avanzada y profesionales de la salud capacitados. 

Es un servicio integral oportuno que se ofrece a partir de que las embarazadas con riesgo, llegan referidas de los hospitales generales, maternos- infantiles y Centros de Salud, para resolver una situación crítica tanto para ellas como para el bebé, y así reducir riesgos de mortalidad.   

La atención comprende desde Ginecobstetricia  y Terapia Intensiva para la mujer, y para el bebé prematuro que nace antes de las 37 semanas de gestación o menos, y por parto o por cesárea, normalmente por un embarazado de alto riesgo, las áreas de los cuidados intensivos neonatales para su estabilización y desarrollo. 

La jefa de Servicios de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, Dra. Guadalupe López Anacleto, detalló que al nacer se empieza con la clasificación y categorización hacia donde van ir dirigidos los niños y todo va depender de la gravedad, por peso bajo o muy bajo al nacer, por ser extremadamente prematuros y con las patologías que esto implica o por presentar alguna enfermedad. 

Explicó que los problemas que presentan por su propia condición neonatal, son principalmente, insuficiencia respiratoria, prematurez, infecciones, hiperbilirrubinemia neonatal y malformaciones. 

Los más graves que no pueden respirar por sí mismos por inmadurez pulmonar y por presentar alguno de los problemas mencionados, son ingresados a la Unidad de Cuidados Intensivos  neonatales. 

Los menos graves pasan a Cuidados Intermedios Neonatales y los más estables que solamente requieren algún crecimiento, van a la Unidad de Crecimiento y Desarrollo en donde recibe una vigilancia y el regreso pronto a la mamá, explicó. 

Para la atención del adecuado tratamiento, todas las unidades cuentan con equipo médico, insumos y la tecnología necesaria, como incubadoras, ventiladores, cunas de calor radiante, monitores, entre otros, agregó. 

Los que no pueden respirar y tienen otra gravedad, se les mantiene en ventilador y bajo monitoreo las 24 horas del día, bajo el cuidado de un médico neonatólogo y enfermeras especialistas en cuidados neonatales y en pediatría.  

También reciben los cuidados intensivos los que nacen con infecciones que les trasmite la mamá, como una neumonía intrauterina, o por una infección propia del recién nacido, lo que puede complicar el problema. 

Algunos que nacen con malformación en su corazón o en intestinos, reciben tratamiento quirúrgico y atención en un área específica donde hay cuna de calor radiante, un monitor, un cubículo especial y todos los aditamentos.   

La Dra. Guadalupe López refirió que muchos niños prematuros se derivan de embarazos de alto riesgo, que es un problema grande en el país y en la ciudad, pues derivan del mal cuidado de la mujer durante la gestación y por no tener un debido control prenatal. 

Explicó que muchas embarazadas padecen enfermedades cardiovasculares, diabetes y otras complicaciones que ponen en riesgo a ella y al bebé.     

Es por eso que la Secretaría de Salud de la CDMX dispone de los servicios especializados que se van dado de forma ordenada, desde la atención, valoración y el procedimiento quirúrgico Gineco-Obstétrico a la mujer; la evaluación, cuidado y el trato especializado al bebé, y así se reducen los riesgos e índices de mortalidad de niños prematuros, concluyó.

 

Imprimir