Mundo

Atropello deliberado provoca diez muertos en Toronto

El sospechoso, identificado como Alek Minassian, pidió a la policía que lo mataran cuando iban a arrestarlo. El gobierno canadiense evita hablar de atentado terrorista. Hay varios heridos críticos

Escena del atropello múltiple en la calle Yonge, la principal arteria de Toronto.

Al menos diez personas murieron y otras quince quedaron ayer heridas, cinco de ellas en estado crítico, después de que un hombre se montara con una furgoneta en una banqueta y atropellara a viandantes en Toronto.

El atropello ocurrió alrededor de la una y media, hora local, en la calle Yonge, principal arteria de la ciudad, en el tramo que transcurre entre las avenidas Finch y ­Sheppard. Testigos afirmaron a medios canadienses que el conductor persiguió a los transeúntes manejando en zigzag por la banqueta, exactamente como ocurrió en el atentado del pasado agosto en Barcelona.

Tras avanzar varios metros más, un coche de la policía pudo frenar la embestida de la camioneta, lo que forzó al individuo a bajar del vehículo, mientras apuntaba con lo que parecía un arma a un agente que le conmina, pistola en mano, en numerosas ocasiones, a tirarse al piso, según recogieron varios videos de testigos en las redes sociales.

El hombre, con el brazo extendido y apuntando al agente con lo que finalmente al parecer era un celular, se negaba a obedecer y dirigiéndose al agente le decía que tenía un arma en su bolsillo. El agente respondía que no le importaba y que se tirase al suelo. El conductor avanzó unos pasos hacia el agente y le gritó: “Máteme; dispáreme a la cabeza”. El agente avanzó hacia él, porra en mano, hasta que finalmente pudo enmanillare.

El vehículo utilizado era una furgoneta que el atacante rentó a una empresa especializada, y ahora, tras sufrir múltiples daños, está bajo custodia policial.

SIN MOTIVACIÓN CLARA. Por el momento, las autoridades canadienses no han confirmado la identidad del atacante, pero diversas fuentes de la policía de Toronto aseguraron que se trata de Alek Minassian.

Asimismo, las autoridades canadienses no quisieron hablar por el momento de atentado terrorista, y se limitaron a indicar que están investigando “detalladamente” el suceso y que no descartan ninguna posible explicación.

Otras fuentes señalaron que el detenido tiene un historial de enfermedades mentales, aunque esa información tampoco fue confirmada oficialmente. Lo que se sabe de Minassian es que tiene 25 años de edad y en sus perfiles en las redes sociales Linkedin y Facebook señala que es un estudiante que vive en Richmond Hill, una pequeña localidad pegada a Toronto. Además, el portal Heavy identificó a Minassian como el desarrollador de una aplicación celular para estacionamiento, en Toronto.

REACCIONES. El alcalde de Toronto, John Tory, recomendó a los comercios situados en las cercanías del lugar que cerrasen, y al público que evitase el lugar para facilitar la investigación policial.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, señaló desde Ottawa que sus pensamientos “están con todos los afectados por el terrible incidente”. “Gracias a los equipos de emergencia que están trabajando en el lugar, estamos vigilando la situación de forma estrecha”, añadió Trudeau.

El ministro de Seguridad Pública de Canadá, Ralph Goodale, se negó a especular si el incidente es un atentado como los que se han vivido en varias ciudades europeas en los últimos meses, pero sí señaló que el país mantiene el nivel de amenaza que existía antes del atropello masivo.

El suceso se produjo mientras los ministros de Asuntos Exteriores y Seguridad del G7 están reunidos en Toronto para tratar, entre otros temas, medidas antiterroristas y contra el extremismo yihadista.

Imprimir