El telescopio Hubble a 28 años de su lanzamiento: Campo Ultra-profundo

Gerardo Herrera Corral

El telescopio espacial Hubble orbita alrededor de la Tierra a 593 kilómetros de altura. Esto es un poco más que la distancia en línea recta que hay entre la Ciudad de México y Fresnillo, Zacatecas (570 kilómetros) y poco menos que la distancia de la ciudad de México a Villahermosa, Tabasco (672 kilómetros). Cada hora y media el telescopio satelital le da una vuelta a nuestro planeta y lo ha hecho tantas veces que en 28 años de incesantes rotaciones, viajando en línea recta ya hubiera  llegado a Neptuno, el planeta más alejado del Sol.

—Recuerde el lector que Plutón, Haumea, Makemake y Eris no son considerados por los especialistas como planetas—.

El Hubble fue lanzado al espacio el 24 de abril y es el motivo de la reflexión de este martes en que se cumplen 28 años del inicio a la colección de imágenes científicas que acabarían teniendo un impacto gigantesco en todos los aspectos de nuestra  civilización.

Sobre el telescopio Hubble hay mucho qué decir, pero en este breve espacio nos limitaremos a reflexionar sobre una de las imágenes más influyentes del medio millón de  fotos registradas por uno de los  instrumentos astronómicos más conocidos de nuestros días. 

En 1995, se apuntó al  telescopio por 10 días en la misma dirección del cielo para obtener la fotografía de Campo Profundo. Este fragmento de cielo fue cuidadosamente elegido para  evitar el plano galáctico y eludir las estrellas.  En la foto aparecen sólo dos de ellas como referencia y guía. 

La imagen resultante mostró más de 10 mil galaxias en una región muy pequeña del cielo equivalente al área que subtiende la cabeza de un alfiler cuando se la proyecta con el brazo extendido. Si uno extrapola el contenido de esta foto al cielo entero entonces calculamos que deben existir 130 mil millones de galaxias.

Tres años después en 1998 se tomó una fotografía similar en el hemisferio sur y luego se actualizó la fotografía anterior en 2004 con nueva instrumentación para darnos la imagen de “Campo Ultra Profundo”, llegando así a las primeras galaxias formadas después del Big Bang.

Posteriormente vendrían imágenes más finas en 2012 y 2015, para viajar aún  más atrás en el tiempo. Sumergirse en la profundidad del espacio es lo mismo que abismarse en el pasado.  En la actualidad, la penetrante imagen nos muestra al universo cuando éste apenas tenía 500 millones de años de edad.

La fotografía de Campo Ultra Profundo ha sido el objeto de muchas meditaciones y ha inspirado a todos aquellos que la han visto. No es para menos, esta imagen es la mirada humana más profunda del Universo en las alturas y es también  el pasado más remoto ante nuestros ojos. Es la imagen de lo insondable y del misterio envuelto en la oscuridad de la noche.

 

* Investigador del Cinvestav

gherrera@fis.cinvestav.mx

Imprimir

Comentarios