Academia

Universidad Johns Hopkins logra primer trasplante de pene y escroto

El beneficiado fue un soldado que resultó mutilado durante combates en Afganistán. El resultado le permitió recuperar sus funciones miccionales y sexual, dicen los médicos

El trasplante de genitales masculinos se realiza con una parte del tejido del abdomen, a partir del cual se reconectan uretra, arterias y nervios.

La Universidad Johns Hopkins, de Baltimore, Estados Unidos, informó ayer que logró el primer trasplante de pene y escroto de un cadáver a un soldado que resultó mutilado en combate. La operación fue realizada en la Facultad de Medicina de esa Universidad, por el mismo equipo que logró el primer trasplante de dos brazos, en Estados Unidos.

La operación se realizó el 26 de marzo, a lo largo de 14 horas de trabajo en quirófano, pero se presentó hoy el resultado, tras comprobar que no hubo rechazo biológico en el receptor. La identidad del paciente se mantuvo en reserva, pero se informó que el hombre beneficiado con la operación fue mutilado en operaciones en Afganistán, y el resultado le permite recuperar sus funciones miccionales y sexuales.

Lo que se hizo en este trasplante fue cortar una sección grande de tejidos y órganos que abarcan la mitad del abdomen y genitales del donador cadavérico, debajo del ombligo y, todo junto, fue conectado paulatinamente en el abdomen del receptor. Primero se conectó la uretra, que es el conducto por el cual se conecta al exterior la orina contenida en la vejiga.  Luego se conectó un tipo de tejido llamado córpora, que es la mayor parte del pene y se puede describir como el tejido cavernoso que se llena de sangre o se vacía, antes o después de una erección.

En tercer lugar se procedió a conectar las arterias, que es cada uno de los vasos que lleva sangre fresca, con nutrientes y oxígeno, desde el cuerpo del receptor hacia los tejidos y órganos que fueron donados por otra persona. El cuarto procedimiento fue conectar las venas, que son los conductos que devuelven la sangre, sin oxígeno, de regreso al corazón.  Por último se conectó la red nerviosa, particularmente sensible en esa zona.

Muchos soldados regresan de sus misiones con heridas visibles y mutilaciones que son producto de la detonación de explosivos improvisados; sin embargo, otros regresan con lesiones ocultas, como la pérdida total o parcial de los genitales. Éste es el problema que quiso atender el equipo de cirugía reparadora.

En la operación participó un equipo de nueve cirujanos plásticos y dos cirujanos urológicos. Los médicos trasplantaron todo el pene, el escroto (sin los testículos) y parte de la pared abdominal de un donante fallecido. El receptor del trasplante es un soldado que recibió la baja por lesiones físicas en Afganistán. El receptor se ha recuperado de la cirugía y espera el alta hospitalaria esta semana.

“Si bien es posible reconstruir el pene con tejido de otras partes del cuerpo, sería necesario implantar una prótesis para lograr la erección, lo cual supone un riesgo de infección más alto. Asimismo, debido a otras lesiones, a menudo los soldados no tienen tejido suficiente de otras partes del cuerpo que se pueda aprovechar”, informó el doctor W.P. Andrew Lee, quien fue uno de los líderes del proyecto, además de desempeñarse como profesor y director de la División de Cirugía Plástica y Reparadora de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Este tipo de trasplante se denomina alotrasplante compuesto vascularizado y consiste en trasplantar una parte o tejido del cuerpo de una persona a otra. La intervención incluye el trasplante de varios tejidos complejos que pueden contener piel, músculo, tendón, hueso, nervios y vasos sanguíneos.

El rechazo del tejido trasplantado siempre es una preocupación, por lo que al paciente se le administra una terapia inmunosupresora para prevenir que esto ocurra. El equipo de Lee ha desarrollado un protocolo de modulación del sistema inmune que tiene como objetivo reducir la cantidad de fármacos inmunosupresores que se emplean para prevenir el rechazo de órganos o tejidos.

Imprimir