Espectáculos

La Cuca y el nerviosismo en “El son del dolor”

Las agrupaciones musicales en sus comienzos  no tienen conciencia de hasta dónde puede llegar a impactar alguna de sus canciones.

En el primer disco de la banda La Cuca, oriunda de Guadalajara, Jalisco, titulado La invasión de los blátidos (1992), según cuenta Carlos Avilés bajista de Cuca, en una charla que tuvo con Crónica, tenía una canción que los ponía nerviosos, ya que era  un tema de amor, esta era “El son del dolor”, segundo track del disco, misma que los llevó niveles insospechados de popularidad.

“El son del dolor” fue un accidente porque entonces Galo (Galileo Ochoa guitarrista original) trabajaba en una estación de radio haciendo jingles, creo que no era bueno porque seguido se los regresaban, esta canción era originalmente un jingle para una marca de jabón o algo así; entonces les pareció demasiado rudo, Galo se lo trajo a la banda, José (Fors, vocalista de la banda) le puso una melodía inmediatamente, una melodía muy sonera, casi como son jarocho”, recordó entre risas el bajista Carlos Avilés.

Entre risas y un aire de añoranza el músico explicó, “lo primero que cantó José fue ‘hay que me muero por ti, mi vida, yo me muero por ti, mi amor’, y así se quedó,ése fue el coro; entonces cuando la grabamos había cierta desconfianza por parte de José de incluirla en el disco, porque finalmente es una canción de amor y había rolas muy contestatarias en el primer disco como “La pucha asesina”, “El mamón de la pistola” o “Qué chingaos”, entonces no pensamos que esta canción iba a ser el hit en el que se convirtió”, concluyó.

Imprimir