Nacional

Confirma Fiscalía de Jalisco asesinato de los 3 estudiantes

Los cuerpos de los jóvenes de la Universidad de Medios Audiovisuales habrían sido disueltos en ácido. El crimen se relaciona al Cártel Jalisco Nueva Generación

La investigación, aunque no es concluyente, indica que los tres estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) fueron asesinados en Tonalá.

Según informó la Fiscalía General del Estado, Javier Salomón Aceves Gastelum, Jesús Daniel Díaz García y Marco Francisco García Ávalos, entraron a una finca para la grabación de un proyecto escolar, sin saber que era custodiada por hombres del crimen organizado.

Hasta el momento se tienen detenidas a dos personas Gerardo N. y Omar N. pertenecientes al Cártel Jalisco Nueva Generación, quienes aportaron información sobre los hechos, desde la detención de los estudiantes hasta su asesinato.

La grabación se realizó en una casa llamada La Cabaña, que tiene antecedentes de inseguridad. En ella se detuvo a Diego Gabriel Mejía, ahora interno en el Reclusorio Metropolitano, forma parte de un grupo criminal que lidera El Cholo, llamada Nueva Plaza.

Cuando su detención, se aseguraron drogas y armas de uso exclusivo del Ejército, la finca era propiedad de Gabriel Mejía, quien usó testaferros para adquirirla; sin embargo, la tía de uno de los estudiantes también se hacía pasar por propietaria, por ello, los jóvenes obtuvieron permiso para su ingreso, sin conocer el riesgo, pues quedó asentado en la investigación que ninguno pertenecía a algún grupo delictivo.

“Todos los indicios recabados hasta el momento son múltiples, graves, concordantes, sin que tengan indicios en contrario. Es importante señalar que las investigaciones aún no han concluido, estamos trabajando con la misma intensidad y con empeño, para que salga a la luz la verdad sobre estos lamentables hechos”, mencionó el fiscal general, Raúl Sánchez Jiménez, en la presentación de las investigaciones.

TORTURADOS Y ASESINADOS. Cuando fueron detenidos los tres estudiantes al salir de la Cabaña, fueron llevados a una segunda finca de seguridad en la calle Lechuza, en el municipio de Tonalá, donde se sabe por los interrogatorios de los detenidos, que fueron golpeados, torturados, en particular uno de ellos, hasta que fueron asesinados.

Los cuerpos fueron llevados a una tercera casa, en la calle Amapola del mismo municipio, donde supone la Fiscalía General del Estado, fueron disueltos en ácido para desaparecer los cuerpos.

Los integrantes detenidos del grupo Nueva Generación recibieron la instrucción de vigilar la Cabaña, pues Gabriel Mejía está a punto de concluir condena, y el móvil era neutralizar al grupo Nueva Plaza de sus operaciones, según reveló la Fiscalía. A ellos se les dictó prisión preventiva por dos años.

Imprimir