Deportes

Liverpool aplasta 5-2 a la Roma... pero aún vive

[ Alejandro Madrid ]

E

n juego pasado por una intensa lluvia en el estadio Anfield, el egipcio Mohamed Salah demostró por qué es la sensación del futbol mundial, al marcar un doblete y asistir a sus compañeros Saido Mané y Roberto Firmino, en la victoria que obtuvo el Liverpool por 5-2 ante la Roma, en el juego semifinal de ida de la Champions League.

La Roma sorprendió con su planteamiento inicial, ya que salió a presionar en toda la cancha al Liverpool y logró la primera llegada en disparo de Kevin Strootman que el portero Loris Karius desvió oportunamente, mientras que el egipcio Mohamed Salah inició el concierto futbolístico en Anfield con un primer aviso que salió desviado del arco italiano.

Al minuto 4 ocurrió un hecho curioso, ya que uno de los jueces de línea perdió el banderín y en la confusión de tratarlo de arreglar, no apreció ni marcó un fuera de lugar de Salah, que tras desbordar por derecha cedió al brasileño Roberto Firmino, quien cruzó demasiado su disparo para dejar ir una clara oportunidad de abrir el marcador.

La Roma, contra lo pensado, adelantó líneas y buscó el área rival, cuando al minuto 15 en un balón dividido Alex Chamberlain sufrió una lesión en la rodilla izquierda, lo que le obligó a dejar el campo para el ingreso del holandés Georgino Wilnaldum.

El panorama se ensombrecía para los Reds, ya que la Roma controlaba el partido y llegaba con peligro, incluso estuvieron muy cerca de marcar en un disparo desde fuera del área de Aleksandar Kolarov al minuto 17, que Karius atacó mal y se le fue entre ambas manos, pero para suerte del cuadro local el balón se estrelló en el travesaño, en una cancha empapada por la lluvia, que no cesó en todo el día.

Esa jugada despertó de su letargo al Liverpool, que en menos de un minuto desperdició las dos opciones más claras del encuentro, ambas del senegalés Saido Mané, quien primero erró a pase de Firmino y luego remató pésimo a la tribuna luego de un inmejorable servicio de Salah, quien exigió nuevamente al portero Allison en tiro cruzado que alcanzó a desviar.

Mané, cuando al fin pudo concretar frente al arco, el gol se anuló por fuera de juego, en los lapsos del partido en los que Liverpool fue más vertical, lo que le trajo el primer gol del partido al minuto 35, cuando Firmino habilitó a Salah, quien dentro del área se acomodó y mandó un zurdazo que se metió al ángulo luego de rozar el travesaño para el 1-0.

El faraón egipcio mostró gran respeto y no festejó su primer gol ante su exequipo que lo dejó ir a la Premier League por 32 millones de euros, sin imaginar que podría tener una excepcional temporada y ser firme candidato a ganar el Balón de Oro,  con 43 goles en 47 partidos, con 15 asistencias, y que con Mané y Firmino suman 72 anotaciones en todas las competencias europeas.

Antes de concluir la primera parte, el brasileño tomó otra vez la pelota, condujo de la derecha hacia el centro, donde filtró para el faraón egipcio, quien con una pasmosa maestría bombeó ante la salida del aquero Allison para anotar el 2-0 al 45’ de acción.

Para la segunda parte, Liverpool incrementó su dominio y la ventaja, cuando Salah, que fue una pesadilla para la zaga romana, esta vez en posición adelantada, fue habilitado por la derecha, éste explotó todo el espacio que le permitió la defensa para mandar un servicio preciso a Mané, que esta vez sí concretó para el 3-0 al 55’.

Patrik Shick, quien entró para el complemento, fue el más activo del cuadro de “La Loba”, ya que remató un par de balones, el primero se fue por un lado del arco y el segundo cuando fue a buscar el esférico ante el exceso de confianza de Dejan Lovren  le alcanzó a tapar, pero la pelota también salió desviada,  en lo más peligroso de los italianos en el segundo tiempo.

Liverpool no bajó la intensidad de su juego y una vez más Salah desbordó por la derecha, le quebró la cintura a Juan Jesús y centró por abajo a segundo palo, donde llegó Firmino para empujar el 4-0.

Todavía al 68’, en un tiro de esquina por la derecha, vino un centro templado al que Firmino se adelantó para rematar con la cabeza cruzado y marcar el 5-0 que parecía darle un rumbo definitivo a la eliminatoria; pero la Roma todavía tenía vida y, con más de 20 minutos por jugar, decidió ir en busca de acortar distancias.

La salida de Salah al minuto 74, disminuyó el potencial ofensivo de los Reds, que de pronto se vieron abrumados en zona baja, lo que aprovechó Edin Dzeko para anotar el 1-5 al 80’ de acción, tras definir correctamente una jugada dentro del área inglesa.

Una polémica mano de James Milner en el área del Liverpool fue sancionada como penal por el árbitro, el encargado de ejecutar fue Diego Perotti, quien puso las cifras finales de 5-2.

Así, la Roma de estar prácticamente eliminada con un lapidario 5-0, con los dos goles de visita revivió sus esperanzas de hacer otro milagro en el Estadio Olímpico la semana próxima, como lo hizo ante el Barcelona en los cuartos de final, luego de llevarse una derrota por 4-1 en el juego de ida y remontar en casa para avanzar a esta instancia.

Imprimir