Mundo

Tras llamar “hombre cohete” a Kim, ahora Trump lo ve “honorable”

El presidente de EU asegura que Corea del Norte ha expresado a su gobierno que desea que la cumbre entre los dos líderes se produzca “lo antes posible”

El presidente estadunidense, Donald Trump, llamó ayer “muy honorable” al dictador norcoreano, Kim Jong-un, y dijo que Corea del Norte ha comunicado a Estados Unidos que quiere que la reunión entre ambos se produzca “lo antes posible”.

“Kim Jong-un realmente ha sido muy abierto y creo que muy honorable”, dijo Trump durante una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, y sus respectivas delegaciones.

“Vamos a tener una reunión con Kim Jong-un muy pronto. Nos han dicho directamente que les gustaría tener la reunión lo antes posible. Eso es algo muy bueno para el mundo”, subrayó Trump.

El presidente estadunidense opinó que hay “una oportunidad de hacer algo muy especial con Corea del Norte”, y que el resultado de su próxima reunión con Kim “quizá será maravilloso, y quizá no”.

Trump adelantó hace una semana que estaba evaluando cinco posibles lugares para su encuentro con Kim (ninguno de ellos en territorio estadunidense) y pronosticó que la esperada cita se producirá “a principios de junio” o incluso antes.

ENORME CONTRASTE. Los elogios de Trump hacia Kim contrastan con el duro lenguaje con el que el mandatario estadunidense acostumbraba a referirse a él el año pasado, cuando le aplicó el mote de “hombre cohete” y amenazó, en un discurso ante la Asamblea General de la ONU en septiembre, con “destruir totalmente” a Corea del Norte.

Este pasado sábado, el régimen norcoreano anunció de manera unilateral la suspensión de sus test nucleares y de misiles intercontinentales, y el cierre de un centro de pruebas nucleares, en un aparente gesto para acercar posiciones de cara a la cumbre que Kim ­Jong-un mantendrá primero con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, este próximo viernes 27 de abril, y más adelante con Trump.

¿ENGAÑO? Trump calificó dicho anuncio de “muy buena noticia”, aunque la Casa Blanca se mostró más escéptica y teme que el gesto de Kim Jong-un pueda ser únicamente un truco para convencer a Washington de que es un líder razonable.

 

Imprimir