Ciudad

Foro resalta personalidad de aspirantes a la CDMX

Durante el foro “Alcaldes hablando con Alcaldes, Barrales se mostró alegre, Mikel formal y Sheinbaum tensa. Dos candidatos puntuales, la otra atrasada

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

El séptimo foro “Alcaldes hablando con Alcaldes” mostró diferencias de comportamiento entre Barrales, Mikel y Sheinbaum (los únicos aspirantes invitados): Mientras Barrales reparte besos, sonríe, abraza y Mikel es serio, formal; Sheinbaum, por su parte, llega tarde.

A la perredista le sobra un minuto de los 15 que le dan para exponer su plan para la Ciudad, Mikel toma uno adicional y Sheinbaum se pasa por 5.

Alcaldes, empresarios y políticos de diferentes entidades se dieron cita, desde las 8:30 de la mañana en el salón Diego Rivera del Marriot capitalino. El evento se planeó con la intervención de los candidatos en bloques de 15 minutos  cada uno, con horarios suficientemente separados para que no se encontraran entre sí.

La primera en llegar fue la exlíder del PRD. El sonido de sus tacones golpeando el piso del vestíbulo llamó la atención de quienes se servían café y tomaban un pan de dulce en el área de coffe break.

Con un vestido negro que le llegaba abajo de la rodilla y un saco blanco con estampados negros, la candidata saludaba inicialmente a lo lejos y sonreía. Una vez que ingresó al recinto, atiende en entrevista a la revista organizadora: comentó sus propuestas con seguridad, moviendo las manos para enfatizar lo dicho.

Después, al pódium. Cuando fue presentada, los aplausos no faltaron, Barrales entró y la sonrisa se agranda, muestra los dientes perfectos; va acompañada por Laura Ballesteros.

Barrales subió al presídium y saludó de beso a cada uno de los directivos de la revista organizadora y de los invitados especiales. “Les agradezco está grata oportunidad, y agradezco la invitación a Gladys (presidenta de Alcaldes de México), una amiga que conozco de hace mucho tiempo, siempre impulsora del trabajo de las mujeres y particularmente en los temas de hacer gobierno”.

Luego, ya en el pódium, detalló el camino que condujo a la creación del Frente. La candidata (sin uso de gráficos u otros medios de apoyo a su exposición, sólo con su recién asumido gesto serio y un dedo índice con el que apunta en tópicos que le son muy relevantes) habló durante 14 minutos de 15 que tenía. Le ha sobrado uno.

A la salida, se dio tiempo de tomarse fotos, saludar nuevamente y tener microconversaciones con asistentes que se acercaban.

El programa debía seguir, así que Barrales se retiró y atendió a los últimos de quienes se le acercaban cerca del coffe break. Una vez que ella salió, todos los que estaban en torno a la mesa de café y galletas regresaron a sus asientos.

Mikel Arriola hizo entonces su presentación, fue probablemente quien menos animó a los asistentes, pero aplausos educados lo recibieron y despidieron. Él, al igual que Barrales, ofreció una entrevista a la revista y luego comenzó su discurso. Se apoyó en graficas de Power Point y se excedió en tiempo por un minuto.

Con el mismo tipo de camisa que usa para cada uno de sus eventos (blanca, su nombre grabado en el pecho de lado derecho y en la espalda), dejó el presídium de lado y empezó a utilizar su dedo para señalar los datos de sus gráficos. Acusó, con algunas cifras, a Andrés Manuel López Obrador de desatender el metro. Antes de terminar, intentó relajar el ambiente, haciendo un chiste, pero sólo él se rió.

Cuando terminó su participación, el candidato se tomó fotos con asistentes y salió del lugar con rapidez.

Finalmente tocó el turno a Claudia Sheinbaum. Se tenía previsto que sería la última candidata en participar, iniciando a las 13:15 horas. Dan las 13:25 y ella no ha llegado aún. Pasaban de las 13:30 cuando aparece por fin.

La morenista pasó por la misma entrevista con la revista organizadora del evento y tuvo una sesión de fotos rápida. Se le veía rígida, incluso la fotógrafa a cargo tuvo que pedirle que sonriera y soltara los brazos.

Hasta las dos de la tarde, Sheinbaum pasó al pódium. Muchos de los asistentes se aglomeraban para entonces en torno a la mesa de bocadillos y refrescos, es evidente que el hambre empiezó a hacer estragos, pero, cuando vieron que Sheinbaunm estaba por comenzar, tomaron la vianda y la llevaron hasta su asiento en el salón.

Otros le pidieron fotos a la morenista. Eran tantos que el presentador tuvo que solicitarles que despejaran el área para que la exdelegada pudiera empezar.

A diferencia de la abanderada del PRD y del candidato del PRI, Claudia Sheinbaum provocó que los presentes la grabaran con su teléfono y, muy seguido, se le tomaran fotos de celular.

Al inicio de su exposición, lo primero que expresó la morenista iba a ser muy difícil que en 15 minutos pudiera explicar cabalmente su plan para la ciudad.

Luego de exponer, al salir, fue saludando a los presentes, tomándose fotos y dándose prisa para llegar a su siguiente evento del día programado a las 16 horas. Eran las 14:45 y no había comido.

Imprimir