Mundo

Perpetua para inventor danés que descuartizó a periodista en un submarino

El inventor danés Peter Madsen fue condenado ayer a cadena perpetua por un juzgado de Copenhague, que lo consideró culpable de matar, torturar y descuartizar a la reportera sueca Kim Wall en su submarino el pasado 10 de agosto, en uno de los crímenes más macabros en la historia reciente de Dinamarca.
A pesar de que la causa de la muerte no ha sido determinada, debido a que la cabeza permaneció varias semanas bajo el agua hasta que la encontraron, el fallo considera que hay muchos indicios que incriminan a Madsen, al que lastran además la falta de credibilidad de sus cambiantes explicaciones sobre el suceso, entre otros aspectos.
De ahí que el inventor, de 47 años y muy popular por sus diseños de submarinos y cohetes, haya sido condenado por los cuatro delitos de que estaba acusado: homicidio premeditado, maltrato sexual, trato indecente de cadáver y violación de las leyes marítimas.
“Se ha sopesado al fijar la pena que fue un homicidio cínico y brutal de una periodista que había aceptado dar una vuelta en el submarino del acusado”, explicó el tribunal para explicar la dureza de la condena, inusual para un crimen cometido por una persona sin antecedentes penales.
El fallo unánime considera probado que Madsen planeó cometer un crimen en el “Nautilus”, su submarino de 18 metros de largo, aunque no pensando en Wall, una reportera de 30 años a la que aceptó conceder una entrevista el 10 de agosto a bordo del sumergible.
El tribunal recordó que había invitado el día 8 a tres mujeres a navegar en el “Nautilus”, propuesta que ellas rechazaron, y que luego acordó un viaje con una amiga para el 11 de agosto, antes de ser contactado por Wall; y destacó el interés probado de Madsen por los crímenes, la mutilación y el empalamiento de personas.

Imprimir