El orgullo de Clara

Pepe Capitalino

El orgullo de Clara

Desde las trincheras morenistas nos cuentan que Clara Brugada, aspirante de Morena a la alcaldía de Iztapalapa, anda muy infladita, creyendo que no es necesario el apoyo de los demás grupos como los de Jesús Valencia, Aleida Alavez, Carlos Candelaria y Alfredo Hernández Raigosa, el famoso Camarón, para arrebatarle la delegación a Dione Anguiano. Nos dicen que hasta el momento ha desairado el apoyo de sus compañeros —algunos, o mejor dicho todos, enemigos en tiempos pasados por la lucha del territorio o por cuestiones partidistas—, pues, comentan, la señora Brugada, quien ya fue delegada, cree que tiene suficiente músculo para ganar la contienda ella sola; sin embargo, los que saben de estrategia electoral aseguran que en algún momento de la campaña, que inicia a partir del domingo próximo, tendrá que recurrir a sus compañeros, bajo conocimiento de que si gana tendrá que repartir el pastel a cada uno de ellos; es decir, que su gobierno tendrá de chile, de mole y de dulce, pues tendrá que acomodarlos, por lo menos a su gente.

 

Dianita no tiene llenadero

Ahora resulta que Diana Sánchez Barrios se acercó al Partido Verde Ecologista de México para buscar la alcaldía de Cuauhtémoc, pero no se le hizo debido a que los dirigentes del Verde no estuvieron dispuestos a soltarle el dinero que les pidió. Sí, la señora exigió fondos, y no poquitos, para ser su candidata, y según ella, continuar el proceso electoral. Recordemos que la también dirigente de ambulantes se quedó sin partido —­por decisión propia abandonó al PRD— y ya no tuvo qué hacer. Primero se dedicó a buscarle acomodo a sus ambulantes en áreas rehabilitadas como la Zona Rosa y a organizar miniborlotes para llamar la atención y no perder vigencia en estos meses electorales. Luego, juntó a un grupito de seguidores, anunció que acudirá al Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la CDMX a interponer una denuncia por discriminación en contra del precandidato priista Mikel Arriola, a quien por cierto su madre, Alejandra Barrios, apoya y adora, puesto que son del mismo partido.

Como nadie le tiró un anzuelo, coqueteó con el partido Humanista, pero no llegó a un acuerdo. Ahora los del Partido Verde la están acusando de oportunista y de querer hacer negocio a sus espaldas, algo que acostumbra no sólo ella sino toda su familia.

 

¿Traición o enojo?

Nos cuentan que la diputada Abril Trujillo renunció a Encuentro Social y que el partido se quedó sin representación en la Asamblea Legislativa y en la Ciudad de México. Sin embargo, esa no es la polémica que envuelve a la política chiapaneca. Resulta que la legisladora mandó su carta de dimisión hace unos meses al presidente Hugo Eric Flores Cervantes, y le explicó que su separación fue por la pérdida de liderazgo y el manejo gerencial en el partido, pero la realidad, según nos afirman, es otra. Hubo traición. Dicen que la mujer ya traía acuerdo con los perredistas para ser candidata a diputada federal por el Distrito 19 —zona del famoso Hoyo—, y por esa razón abandonó al PES. No obstante, lo que no le avisaron sus nuevos compañeros amarillos es que ese territorio que quiere pelear también lo busca la morenista Aleida Alavez, quien lleva años trabajando la zona, pero lo peor es que Alfredo Hernández Raigosa, El Camarón, es quien por años ha manejado los hilos de ese distrito, es el mandamás de la zona. ¿Podrá? 

 

PepeCapitalino@gmail.com
@PepeCapitalino

Imprimir

Comentarios