Xavier Olea Peláez

Si hubiera algo destacado en el fiscal (ahora exfiscal) de Guerrero, nadie lo diría. Una gestión anodina sin resolver un solo caso, con una dependencia patas arriba, atorados todos los procesos de modernización necesarios y del nuevo sistema de justicia penal acusatorio seguramente lo único que se enteró es que por eso era un fiscal y no un procurador. Lo único que tiene para defenderse es que quien conduce el estado es igual… aunque eso, por supuesto, no disculpa a Olea Peláez.

Imprimir

Comentarios