Espectáculos

La Importancia de llamarse Ernesto se mexicaniza para crear una sociedad más consciente

Una crítica a la época victoriana y a la doble moral de la sociedad es el tema que el dramaturgo Oscar Wilde plasmó en su obra La Importancia de llamarse Ernesto, escrita en 1895, y que ahora llega al Teatro Venustiano Carranza en una adaptación que busca hacer reflexionar al público y que estará contextualizada dentro de la sociedad mexicana contemporánea, la puesta en escena ofrecerá funciones todos los fines de semana hasta mayo.
Una historia que invita al público a reflexionar sobre distintos cuestionamientos como, ¿quién de todas las personas es verdaderamente honesta?, ¿qué tanto puede fingir una persona?, ¿qué está bien y que está mal?, preguntas que dentro del marco social, parecen no tener respuesta.
“La gente aún no ha comprendido que podemos hacer lo que todos queramos, es momento de que todos hagamos una reflexión de lo verdaderamente importante en nuestras vidas, pero sobre todo, que se haga esa distinción entre hacer el bien y el mal, de poder disfrutar y vivir nuestra vida como queramos, sin ser juzgados y dejar atrás todas las críticas y autocríticas”, mencionó la actriz Anabel Ferreira en conferencia de prensa.
Ferreira junto a Evangelina Martínez, David Villareal, Maite Urrutia, Emilio Flores y demás artistas serán los encargados de dar vida a cada personaje, quienes mostrarán que la hipocresía y la farsa que hay en las personas son elementos que han perturbado a la sociedad por años.
“Es una historia antigua que gira en torno a la crítica y su contexto con la burguesía, Oscar Wilde compartió esta historia, ya que fue juzgado duramente por la sociedad por ser homosexual, al enfrentarse a un proceso tan complicado en su vida, decidió contar este relato que abre un espacio a la lucha interna, sobre la doble moral que se vive a diario en cada una de las personas”, explicó el Director de la obra, Omar Olvera.
Tema en el que decidió incluir la comedia, “es parte fundamental el acercar a la gente a estos textos, mismos que se dan a diario y que muchas veces no nos damos cuenta. Es un juego pero a su vez, la realidad que existe y de la que aún no nos hemos liberado, es momento de abrir la mente y ser más perceptivos”, agregó Olvera.
Por lo que tanto los actores, como la gente de producción, esperan crear conciencia e incentivar a las personas a dejar de vivir esa doble moral y ser parte de una comunidad libre y con la posibilidad de crear oportunidades para todos.

Imprimir