Ciudad

Si gana Sheinbaum, sería una regencia controlada por AMLO: Marco Rascón

Dice que Alejandra Barrales no llena los espacios y que a Mancera lo hicieron jefe de Gobierno porque Alejandra y Mario Delgado eran pequeños

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

“Si gana Claudia Sheinbaum, la candidata de Morena, sería como una regente y no una gobernadora”, asegura Marco Rascón sin dudarlo. La alaba en cuanto a su inteligencia y constancia, pero la piensa incapacitada para cuestionar a su líder partidista. El riesgo: llevar a la ciudad a un retroceso de 20 años, subordinar a la urbe a un poder nacional, como ocurría en los tiempos en los que existió el Departamento del Distrito Federal.

Marco Rascón visita la redacción de Crónica. Es un tipo de hablar fluido, que se reconoce como parte de un pasado que, justamente, quiere traer a esta elección local: “Democracia ya y una ciudad para todos”, parafrasea en la plática aquel eslogan con el que la izquierda de los años ochenta y noventa fue ganando terreno y se hizo gobierno capitalino. Conocido también como Superbarrio (luchador del ring y social surgido de la lucha por vivienda en la CDMX), ahora candidato del Partido Humanista a la jefatura de Gobierno, vislumbra lo que pasará después de las elecciones del 1 de julio: “Gane o pierda Andrés Manuel López Obrador será quien gobierne la Ciudad de México”.

“Él va estar aquí; Claudia va a tener el mismo trato que el de Delfina Gómez, y ahorita ¿quién se acuerda de ella?, Andrés Manuel usa a la gente y ha ido generando contraopiniones, o estás conmigo o voy y te destruyo; porque yo soy el único referente político de ese proyecto”.

Rascón sabe de lo que habla, conoce muy bien a la izquierda; sus ideales son reconocidos por líderes de peso. El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas votará por él. Ya lo anunció.

Sin su máscara del SB, Rascón se acomoda en una de las mesas de esta redacción, y, pensativo, con la mirada sobre algunos cuadros de las portadas del periódico, mientras lo fotografían, dice que Barrales (aspirante del Frente) y Claudia Sheinbuam representan agotamiento y descomposición de todo lo que se abandonó; por eso no se pueden enfrentar a Mikel Arriola, aspirante del PRI.

—¿Llena (Barrales)el espacio?— Se le pregunta al activista que conoce perfecto la historia del PRD.

—Yo creo que no, pierde credibilidad, hay intereses económicos… Barrales va a estar pensando al día siguiente (de las elecciones) en la Presidencia de la República.

Marco recuerda que a Miguel Ángel Mancera lo hicieron jefe de Gobierno porque Alejandra y Mario Delgado eran pequeños.

Ya en una charla de camaradería, afirma que él es el único que, con su experiencia, puede resolver los principales problemas de la Ciudad de México, porque representa la idea de la política pedagógica.

Y es que tiene bien claro que para transformar a la capital, “no solo es una suma cuantitativa de ocurrencias o de medidas que todos las podemos tener”.

Se da tiempo para hablar de su experiencia en las administraciones capitalinas, cuando fue asesor de Cuauhtémoc Cárdenas, funcionario de Miguel Ángel Mancera; de su lucha como activista social, de la fundación del PRD, su trabajo en la cultura, cuando fue diputado y de sus manifestaciones con máscaras y sin ellas.

Afirma que la ciudad y su espacio público están colapsados; “ya no da para más”, y “tiene que cambiar el esquema”.

Le agrada que lo recuerden como Superbarrio. Incluso aprovecha para anunciar un peculiar combate: “El próximo acontecimiento de la lucha libre máscara contra máscara entre Superbarrio y Batman es el sábado 12 de mayo a las 5 de la tarde en el Monumento a la Revolución. Tocará la Dinamita”.

—Desde la izquierda, hasta el candidato que se echó el poema, ¿Qué tenemos que recuperar que hoy no esté en el resto de candidatos?

—Es una cuestión conceptual, el exceso a decir números y cifras, la cuestión de repetir esos aspectos y cualquiera puede hacerlo fácilmente desde cualquier posición el tema es conceptual, el tema es lo que podría ser un concepto de gobierno frente a este momento, donde hay una generación que se puede considerar de salida y otra parte que está entrando con mucha fuerza y determinación pero a la vez con un falta de conocimiento de los acontecimientos anteriores, me parece que hoy yo represento a la idea de la política pedagógica y explicar un poco el origen general de los problemas, pero ese es mi punto de partida precisamente para las soluciones. No sólo es una suma cuantitativa de ocurrencias o de medidas que todos las podemos tener, incluso el ciudadano de a pie como de la ciudad: “Yo quisiera una banqueta aquí, yo quisiera un mejor transporte, llegar más rápido a mi trabajo” y eso hace que todo el mundo pueda tener propuestas.

—¿Cómo definirlo, es un hombre de izquierda y cómo encajar esa pieza?

—Se han dicho tantas cosas en nombre de la izquierda que obviamente hasta de las que estoy en contra, y ¿nosotros por qué?, ¿Por qué debemos asumir todas esas cosas?; yo más que ponerse etiquetas en un sentido estricto, es mejor ser enjuiciado por las ideas, los conceptos y por las sombras, que hemos sido, que hemos hecho y en función de eso, poder ubicarnos propiamente de la misma ciudadanía. En una ciudad muy progresista, de vanguardia en cuestión a los derechos, pero también entiendo el tema de la sustentabilidad económica para hacernos valer, para mucho de la idea de pensar que podemos resolver de manera muy determinante a muchas de las cosas que queremos hacer en cierto tiempo.

—¿Cómo entra un candidato que está en contra del aborto y de la adopción de parejas del mismo sexo como Arriola?

—Mikel Arriola pensó que el abandono de ese perfil conceptual y conservador en un nicho importante de votos que era ir por él. Recoge el ideal del PAN, no es la primera vez, se puede tener el más conservador discurso que sea, siempre y cuando no sea a través de las siglas del PRI, una forma camaleónica del propio PRI, de si el electorado es conservador, pues vamos por ese electorado conservador y eso es lo que está tratando de ensayar Mikel Arriola aquí. Su discurso es anticonstitucional, ya están contempladas dentro de la constitución, es confrontadora ni siquiera de nosotros si no de la propia ley.

—¿Se vale todo en una elección?

—Se trata de rescatar la memoria porque implica sus riesgos y es un discurso que no está en el plano de lo electoral sino es fijar una cantidad de efectos y principios, yo no me declaro de automático minoría, yo creo que el planteamiento que estamos engargolando tiene que ver con la mayoría que abrió el proceso en 1997 y hoy tanto como PRD como Morena se han dedicado a dividir y fraccionar.

Quienes pedían el voto hace seis años juntos como compañeros, hoy están peleados a muerte, lo de los sillazos, todos se conocen, todos estuvieron o fueron enmonados en lo que fue un largo proceso de deterioro.

—El tema de los disfraces en aquella época tenía significado, la política tiende a ser una mala parodia, es más otra cosa, ¿no se fue convirtiendo en otra cosa que eso no era lo mismo que ven ahora?

—Si a mí me ponen ahorita en el Congreso, no es que renuncie a muchas de las formas que yo utilicé en 1996, hoy es totalmente distinto, la máscara de puerco era una cuestión en contra de los informes presidenciales, lo que reclamábamos desde que la izquierda empezó a tener presencia en el congreso, después de la reforma política en los informes, y eso planteaba la idea de una reforma del Estado, donde teníamos que pasar del presidencialismo a un sistema parlamentario que obviamente generara incluso otras formas de tener mayoría.

—¿Usted conoce muy bien a Barrales y a Sheinbaum?

—Más a Claudia que a Barrales. Fuimos parte del mismo proyecto político, lo que pasa es que ellos eran el grupo juvenil, en aquel entonces de Punto Crítico.

—Ahora que la ve como candidata ¿se descompuso o qué?

—Es una mujer muy lista y dedicada, tiene su carácter; el gran problema de Claudia es su vocación algo rebelde, su gran problema es su dedicación a un dirigente como Andrés Manuel que no acepta parejamente nada, en el imaginario de Andrés Manuel y Claudia en su discurso en su total subordinación es lo que la limita y la hace una posible gobernante muy cuestionada porque va a seguir gobernando López Obrador, entonces quien se asume como el gobierno sería como regente y no como gobernadora, un retroceso a 1997.

—¿La ciudad necesita transformarse?

—Mucho, ahí está el problema, el balance prácticamente desde 1998 donde se perdieron los municipios a esta de las alcaldías que tenemos cruzadas, guste o no guste tenemos una Constitución con la que debemos gobernar, y es impresionante cómo van y no la mencionan, y todo lo que llegan a decir son ocurrencias.

— En seguridad todos los candidatos hablan de muchas cámaras

—El gran problema es que está rota la relación entre ciudadanía y gobierno y mientras esté rota la credibilidad, es poco lo que la tecnología puede resolverles, falta poco para hacer policía en tu casa, yo cuido aquí a los niños mientras ustedes están aquí en la sala de la casa. Están llegando a lo absurdo, cuando en cada discurso le van sumando, yo sólo digo, pues ya, no se puede ni ir al baño porque los quieren estar monitoreando, creo que es un absurdo frente al descubrimiento de la tecnología.

Rascón hace una pausa, para después hablar de sus propuestas: se refiere a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Asegura que el proyecto debe asegurar sustentabilidad en el largo plazo y llevar a cabo la reconstrucción hidrológica de la Cuenca del Valle de México, “porque ahí también está nuestro futuro”.

“Yo creo que pueden ser compatibles”. De hecho, dijo, reconstruir la Cuenca del Valle de México e iniciar la obra monumental para reestablecer la relación de la ciudadanía con el agua pluvial, “la que desechamos y la que nos da la vida”.

Por lo que toca a la reducción de la jornada laboral, Rascón expone la necesidad de establecer la rectoría del valor del trabajo social, como principal generador de riqueza, a fin de producir mayor eficiencia y número de empleos, además de la reducción de la jornada laboral de 8 a 6 horas e impulsar la actividad nocturna.

“La reducción de salarios también deberá aplicarse al servicio público, porque es una práctica internacional ante la innovación tecnológica que cada vez desplaza a más personas, las cuales deberán ser compensadas de alguna manera”, subrayó.

Asimismo, plantea que ante la falta de especialización policial, es necesario un trato preciso a los delitos de alto impacto que lastiman a las familias y su patrimonio y propuso la elección por colonia de un “Juez Cívico y de Gestión Comunitaria”.

Se pronunció por derogar la Ley de Participación Ciudadana, ante los instrumentos de manipulación partidaria y de gobierno para dividir a los vecinos y asumió el compromiso de trabajar por una cultura política que reivindique una ciudad de iguales y promueva la cultura y la educación, un salario justo, la defensa del valor del trabajo y las libertades y derechos de todos.

 

 

Perfil

Activista estudiantil en Chihuahua. Preso de 1972 a 1975. Integrante del grupo y revista Punto Crítico. Dirigente y fundador de diversas organizaciones populares, entre ellas la Coordinadora Única de Damnificados (CUD) y la Asamblea de Barrios de la Ciudad de México. Es miembro fundador del PRD. Integrante de su primer Comité Ejecutivo Nacional. Presidente del PRD en el Distrito Federal de 1992-93 y Diputado Federal.

 

 

Personaje

Superbarrio Gómez es un personaje mediático y político en México creado por él y perteneciente a una organización de lucha por la vivienda llamada Asamblea de Barrios, cuyo éxito lo ha convertido en un símbolo emblemático del movimiento urbano-popular de ese país. En diversas entrevistas, el activista social ha declarado que su misión es defender y proteger los derechos de la gente común.

 

Imprimir