El 43 de Ayotzinapa sepulta a los tres de Guadalajara | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 27 de Abril, 2018

El 43 de Ayotzinapa sepulta a los tres de Guadalajara

El 43 de Ayotzinapa sepulta  a los tres de Guadalajara | La Crónica de Hoy

En tiempos electorales pueden suceder cosas inesperadas. A una convocatoria por la despiadada desaparición de tres estudiantes de cine en Guadalajara, se esperaría que los universitarios respondieran masivamente… pero eso no pasó ayer en la CDMX, apenas un pequeño y rezagado contingente de estudiantes de la Escuela Nacional de Arte Teatral.

El resto de la manifestación masiva fue integrada por organizaciones ciudadanas, la Asamblea de Barrios, el Sindicato de Telefonistas, el Frente Francisco Villa Independiente, así como el Sindicato Mexicano de Electricistas; los miembros de estos grupos llegaron en autobuses que dejaron estacionados en la lateral de Paseo de la Reforma.

“No son 43, no son 3, somos todos”,  fue la consigna que a una sola voz se hizo escuchar por los alumnos de la Escuela Nacional de Arte Teatral, contingente que se reunió en el Ángel de la Independencia, esperando a que más estudiantes acompañaran la causa por la que se habían convocado mediante redes sociales.

Después de una asamblea en su escuela, los jóvenes decidieron marchar, aun siendo minoría; se dirigieron hacia el Zócalo de la Ciudad de México, relegados al final de la marcha esclarecieron sus preocupaciones como estudiantes y como ciudadanos.

La mayoría dijo haber sido víctima de alguna situación de violencia en su vida cotidiana; expresaron que temen unirse a la gran lista de personas que un día salieron de su casa y jamás regresaron.

“No se puede confiar en las autoridades para cosas insignificantes, mucho menos para algo tan importante como mi vida, me aterroriza que mi vida no sea lo suficientemente importante como para que las autoridades no puedan hacerse responsables de ella”, comento, Rodrigo Contreras.

El conteo del 1 al 43 enmudeció a los escasos estudiantes que se encontraban en la marcha, quienes se desmotivaron al grado de no completar el recorrido que habían planeado. Nadie los echó de menos.

Han pasado 43 meses de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa y los padres de familia siguen en la espera de encontrar a sus hijos: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Imprimir