Rusia refuerza su músculo militar para disuadir las amenazas de EU | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 28 de Abril, 2018

Rusia refuerza su músculo militar para disuadir las amenazas de EU

Competencia. La revista especializada en energía atómica The Bulletin of the Atomic Scientists, revela que mientras Washington estima invertir mil millones de dólares en los próximos 30 años en la modernización de su arsenal atómico, Moscú contempla gastar para el 2020 más de 300 mil millones de dólares en actualizar sus misiles de la época soviética y en nuevas tecnologías bélicas

Rusia refuerza su músculo militar para disuadir las amenazas de EU | La Crónica de Hoy

Sin temor a encarar un conflicto bélico con Estados Unidos, derivado de rivalidades desatadas por las crisis de Ucrania y Siria, el gobierno ruso de Vladimir Putin sumó a su capacidad estratégica militar, en lo que va del 2018: un submarino nuclear, tres buques de guerra, dos helicópteros artillados y decenas de misiles de crucero tipo Kalibr, con los que busca disuadir a Donald Trump de sus constantes amenazas contra los aliados del Kremlin, destacan medios internacionales como el periódico británico The Guardian, las cadenas CNN, la británica BBCy los portales Russia Today e Hispan TV.

La competencia militar entre Washington y Moscú, que data desde antes de la Primera Guerra Mundial, ha mantenido a lo largo de décadas la tensión mundial por un creíble temor de que ambas potencias, con importantes arsenales, entre ellos bombas atómicas, puedan desatar en un pestañear de ojos, un conflicto en el que se verían involucradas armas de destrucción masiva.

A pesar de la fingida cordialidad que hay entre los líderes de ambas naciones, la rivalidad por demostrar quién cuenta con el mayor poderío bélico ha sido constante, y muestra de ello han sido las intromisiones de los ejércitos de estos países en conflictos ajenos a sus territorios.

La anexión de la región ucraniana de Crimea por parte de Rusia —tras un referéndum ciudadano que ganó con el “Sí” por su independencia y con el posterior acuerdo para que Moscú sumara esa región a su territorio— mantiene vigente un conflicto por parte de Ucrania que, apoyada por EU, acusa al gobierno de Putin de haber intervenido en este conflicto por tener intereses económicos en esa zona.

Putin, que siempre ha rechazado esas imputaciones, respondió que Washington suele ignorar la opinión de las partes en conflicto, como en el caso de Crimea.

A este conflicto se suma también la crisis que afecta a Siria. Lo que comenzó en marzo del 2011 como un levantamiento pacífico contra el dictador Bachar al-Asad, se convirtió con el paso de los días, meses y años en una brutal y sangrienta guerra civil que, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, ha cobrado a lo largo de siete años más de 500 mil vidas.

CONFLICTOS. Esta guerra, que ha arrastrado a la comunidad internacional para tomar partido, tiene, por un lado, a grupos de la oposición armada que busca derrocar a Al Asad y que son apoyados por EU. En la otra cara de la moneda, el régimen sirio tiene el respaldo de Rusia. Ambas potencias tienen presencia militar en esta nación, lo que ha derivado en recíprocas acusaciones y amenazas por ataques con armas químicas y bombardeos inhumanos contra la población.

EU y sus aliados, Francia y Reino Unido, han atacado objetivos sirios, a los que señalan de ser zonas donde se fabrican armas químicas. Moscú, que se ha mantenido prudente, argumenta que los supuestos ataques químicos son un montaje con el que se busca desestabilizar al gobierno sirio y a todo el país, por lo que lanzó una advertencia a Washington y sus aliados de que no permitirá una nueva agresión contra Siria.

La tensión por estas acciones ha llevado a las dos potencias a presumir parte de sus arsenales. A manera de intimidación, EU envió portaaviones a aguas internacionales, mientras que sus aliados enviaron aviones cazas y tienen listos misiles para ser usados en cualquier momento.

Rusia, sin hacer tanto ruido en este aspecto, mantiene listo su arsenal aéreo, marítimo y terrestre para poyar a su aliado sirio, además de que ha realizado ensayos con misiles, patrullajes con aviones caza en territorio sirio, pero lo más destacado es que incorporó al servicio bélico, en el primer trimestre del 2018, un submarino nuclear, tres buques de guerra, dos helicópteros y decenas de misiles de crucero tipo Kalibr, según comunicó el viceministro ruso de Defensa, Yuri Borisov.

ARSENAL. De acuerdo con la agencia de noticias rusa TAAS, el submarino Tula, que entró en servicio en 1987, pertenece a la clase de sumergibles del Proyecto 667BDRM, y es capaz de portar 16 misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés). Con un alcance de 11 mil kilómetros, los mencionados misiles están dotados de cuatro ojivas de guiado individual.

De acuerdo con la cadena BBC, el ministerio de defensa ruso reportó que también recibieron el barco de apoyo logístico del Proyecto 23120 Elbrus, construido en astilleros de la naviera Severnaya Verf, en San Petersburgo, y espera la entrega de otro lote de misiles Kalibr.

Los Kalibr son capaces de portar ojivas nucleares y cada uno puede llevar 500 kilos de explosivos. Según fuentes militares rusas, estos cohetes tienen un alcance de hasta 2 mil 600 kilómetros.

Asimismo, Moscú reportó que su Ministerio de Defensa ya trabaja en un nuevo misil de crucero y de cohete hipersónico, ambos con carga nuclear que estarían impulsados por un motor compacto de propulsión nuclear, según señala el portal informativo ruso Ridus.

El primero de estos cohetes, un misil de crucero nuclear, estaría impulsado por una reacción en cadena nuclear, a diferencia de los cohetes de crucero convencionales, que funcionan con combustible líquido y motores de gasolina.

El otro misil, llamado Kinzhal, es un arma hipersónica diseñada para atacar portaaviones y otros objetivos bien defendidos.

PRUEBAS. Información de la cadena CNN revela que El Kremlin realizó ensayos, en septiembre del 2017, de su misil intercontinental RS-24, capaz de transportar tres o más ojivas nucleares y que superaría sin problemas el escudo antimisiles estadunidense.

Por otra parte, el periódico británico The Guardian reportó que Moscú no sólo ha realizado ensayos de sus proyectiles convencionales, sino de otros, como el subsónico X-101, en fase de experimentación e invisible a los radares y que fue utilizado ya en combate activo en mayo del 2017 contra bases del Estado Islámico en Siria.

INVERSIÓN. El rotativo también refiere que en septiembre del 2017, Rusia realizó pruebas con su misil intercontinental RS-24 (Yars), a la vez que comenzó a sustituir y a actualizar sus misiles balísticos RS-18 (SS-19) y los RS-20, (SS-18).

Mientras la comunidad internacional mira con temor la rivalidad entre EU y Rusia, la revista especializada en energía atómica The Bulletin of the Atomic Scientists (Boletín de los Científicos Atómicos), revela que mientras Washington estima invertir mil millones de dólares en los próximos 30 años en la modernización de su arsenal atómico, Moscú contempla gastar, para el 2020 más de 300 mil millones de dólares en actualizar sus misiles de la época soviética y en nuevas tecnologías bélicas.

 

Imprimir